DossierOus Miedo (3): Miedo a la família real.

Hemos abundado, en posts anteriores, al miedo como un ciclo repetitivo y centrípeto. Es decir: una turbulencia del alma y los sentidos que se prolonga en el afán por detenerlo y que a su vez hace que cada medida tomada para mitigarlo, acabe generando un nuevo miedo que ofrece como producto de la suma de miedos un aumento global, que no globalizador, del miedo individual y colectivo.

Pero vayamos a la tierra, hay un miedo común estimulado por los medios: el miedo a la família real. Es complejo por la variedad de figuras que nos ofrece: un señor trastabillado y que pese a su elegancia inspira perversión de caramelito y gabardina, el ex Duque de Lugo. Letizia no se queda atrás es un remedo entre “Embrujada” y una Cruella Devil con botox. Uno se retira a su jardín Zen y a medio peinar piedras aparece el mismo señor que caza osos bebidos y que persigue a venezolanos deslenguados, mientras tu discurso interior fluye en la contemplación y el silencio, el éter se rasga con un “Porqué no te callas !!”.

Muchos padres y madres de familia no real gustan de llevar sus hijos a los autos de choque en la feria de las fiestas y del barrio, suena la música chinchona, sonríe él retoño o la retoña, todo marcha, de repente la banda de los Urdangarines, con premio de natalidad incluido, siega el aire festivo de la tarde con su presencia pijeril y chulesca, nadie les dice nada y toman la fiesta. Su mamá trabaja en la Obra Social de la Caixa, su papá aspira a Presidente del Comité Olímpico Español, pero en el COI se le ha complicado pues un tal Juan Antonio Samaranch ha sido apartado, en votación, de algunas comisiones, el cielo debe esperar. Nos queda el Froilán que promete ofrecer los episodios más ladooscuro de los Borbones, todo se andará.

Sin duda la família real española da mucho miedo y provoca insomnio al contribuyente. Pero no se apuren lectores, practiquen pequeños exorcismos como quemar un ejemplar de Hola en el váter de su casa, pisar el CD del “Mundo de Sofía” o quemen tambien una foto de la familia real griega, otro apéndice que hemos mantenido durante años. Aqui el cuento es al revés, no hay príncipe bueno, ni rey magnánimo. Hay una caterva de testas presuntamente coronadas que lleva una vida de miedo y nos lo mete en el bolsillo.

Un comentario en “DossierOus Miedo (3): Miedo a la família real.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *