No estaba muerto… estaba de parranda…

Pues eso, que la vida es muy mala y de vez en cuando te agarra y no te suelta… pero esperemos que pronto se despeje el panorama y podamos escribir con más frecuencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *