Monogràfrica: Tanzania a la luz de las estrellas.

mini.jpgPor motivos familiares dos colaboradores dels Ous hemos realizado un pequeño periplo por Tanzania en las dos últimas semanas. Africa del Este era para nosotros una absoluta desconocida. Recogeremos una serie de impresiones de ese recorrido.

Llegamos al aeropuerto de Arusha (KMJ). Lo primero es una bola húmeda de calor que te cala de arriba abajo y te da una brocha de trópico. El funcionario tiene pinta de gorila enjaulado, especialmente por la posición de sus labios, al igual que en España llevar una gorra es sinónimo de poder joder al que se tiene delante. No cabe más para los viajeros que una actitud cortés y una sonrisa amplia que de a entender sumisión absoluta. Le das los 100 dólares y los recoge con parsimonia. Afuera de ese recinto no hay casi luz, sólo seis furgonetas y casi nadie. Aparece nuestro guía y en un castellano amable y perfecto nos lleva al hotel. No hay luz en casi cincuenta quilómetros de carretera. De vez en cuando aparecen ramas casi fosforescentes en el suelo. Son los triangulos de seguridad que nos anuncian un trailer volcado, un coche averiado que casi te lo comes, unos hierros aparcados en tu carril.

i-stopped-at-the-rwanda-war-crimes-tribunal-arusha-it-is-all-true-im-afraid_std.jpg

Pero si algo destacamos de ese trayecto es la luz, no hay luz o casi. Cuando nuestros ojos se habituan a la oscuridad descubrimos gente andando por todas partes, por el bosque, en los caminos. Hay casas abiertas con algún candil, hay tiendas que venden vete a saber qué y los mostradores de casi todas están perfectamente enjaulados para evitar robos. Llegamos al hotel y en el vestíbulo hallamos una feliz coincidencia: Tiene lugar el encuentro de abogados de àfrica del Este por la defensa de los derechos de los refugiados de los grandes lagos. Arusha es la sede del Tribunal de la ONU para juzgar esos hechos y en nuestro mísero inglés deducimos que ellos no están nada satisfechos de su gestión.

Para el tanzano de a pie la creación de este tribunal en Arusha ha supuesto un aumento de los precios de las viviendas y algunos productos, aumento del puterío local y nada más. ¿Es un paradigma o una casualidad del destino que dos redactores del Ous vayamos a parar al hotel donde se trata un tema al que aqui hemos dado desde enero un tratamiento extensivo? Nos quedamos con una constatación: la noche, en àfrica del este, es más noche. No se asusten, no les vamos a contar este viaje. Simplemente les daremos las visiones de un acercamiento en el que se constata que lo negro es negro, que la pereza medra en el trópico y en el tópico, que àfrica no engancha más que Ciudad Rodrigo, que el chorizo lleva hueso y carne y que media hora de Internet vale 5$. Chungo para globalizar. Queda lo más bello de ese cromo, lo iremos mostrando.

6 comentarios en “Monogràfrica: Tanzania a la luz de las estrellas.”

  1. Ya os echábamos de menos… En cuanto nos veamos me cuentas todo, todo (lo que se pueda) y sobretodo deseamos ver las fotos.

    ¿cuantas hiciste al final?

    Un abrazo.

    PD. A qué te refieres con “Pero si algo destacamos de ese trayecto es la luz, no hay luz o casi. “?

  2. Sabiendo que me hago colección de elefantes y no habéis sido capaces de traerme uno!! Pos con los que debe de haber ni se hubiera notado, hombre!!

    Yo no tengo envidia sana , tengo envidia cochina !!

  3. y las leonas donde están?????

    Quiero por escrito y firmado, el sí del otro dia. A mi propuesta de llevarme en el cubo azul. Tu ya puedes ir pensando en el monográfico de baobabs… Te animo un montón!!!!
    Perdon a la parienta!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *