Sant Jordi 2008: 2666 de Roberto Bolaño, memorial de vidas.

huelogo.jpg

Como cada año, queridos lectores, la literatura tiene sitial de honor en nuestra cabecera. Prepárense para el panegírico mediático que nos va a diluviar. Por encima de la fiesta de las letras va a brillar la estrella de Ruiz Záfon, el autor de “La sombra del viento” vuelve a atacar con su nuevo título. Nada que decir, están ustedes muy enganchados, y a buen seguro que ya tienen la reserva hecha. Nosotros solo podemos certificar su gloria y desearles que les dé buenos momentos la lectura de un estilo que nos suena a guión televisivo, lo cual no deja de ser visual, sencillo, y emocionante (Operación Triunfo del recuerdo), colocado además en ese Cancún de los borrachos y cools europeos que es la insula de Barcelona, años atrás ciudad, el negocio está asegurado.

Pero si ustedes gustan de cocinas elaboradas no podemos recomendarles muchas novedades, apenas ocho llegaron a la redacción. Les recomendamos sobremanera una novela que con más de tres veranos nos obliga a inclinar levemente la cabeza en cuanto pasamos delante de ella : 2666 de Roberto Bolaño, una historia tejida en cinco largos relatos y que se inicia con la pasión de tres profesores universitarios alrededor de la vida de un autor famoso, vendido y absolutamente desconocido.

El periplo para encontrarlo, nunca lo lograrán, gira alrededor de las terribles vivencias de la segunda gran guerra, el nazismo, un profesor chileno que huye de las dicturas, la vida de Amalfitano y un espectral recorrido por decenas de crímenes de maquiladoras de Ciudad Juárez (México) . . . les recomendamos su lectura por sus descripciones, frases vitales y analisis de la vida. Nunca entenderemos como nadie ha reconocido que la literatura de Bolaño ha sido una denuncia trascendental en los crímenes de las maquiladoras y aplaudimos el largo acierto de Alex Rigola al llevarla al teatro de manera excelente, con unos actores muy comprometidos y una fidelidad al texto y al desarrollo de la historia impecable.

Los temas y ejes son variados. Uno cierra el libro pensando que deja atrás algo que dificilmente volverá a encontrar y con una sensación de haber estado cerca de la vida mexicana junto a la frontera del horror o haber sido un testigo directo de la guerra en una ciudad alemana en ruinas escondido, refugiado, alimentándose días de su propio semen. La obra de Bolaño es de las que llaman a bajarla nuevamente del estante en un tiempo lejano, porque sus personajes dicen más de lo que dicen cuando hablan de cosas simples.

5 comentarios en “Sant Jordi 2008: 2666 de Roberto Bolaño, memorial de vidas.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *