Llueven banderas sobre Barcelona

Para quien no lo sepa (sobretodo los lectores de fuera del país), la selección española se ha proclamado Campeona de Europa, hecho que personalmente celebro (en este caso concreto). He visto los partidos y he disfrutado de la mayoría, con un juego vivaz y sólido.

Lástima que algunos lo vean como algo personal. Pareciera como si ellos mismos hubiesen estado corriendo 90 minutos. Pareciera que en lugar de ver ganar un trofeo deportivo, ellos son los ganadores. Quizás esperan algo del estado que desconozco por no ser excesivamente aficionado. Igual hay una ley o un decreto ministerial que otorga una nómina de por vida y un coche deportivo a quien haya visto el partido y salga a celebrarlo, conduciendo a toda velocidad, bandera en mano y gritando consignas simplonas. Eso explicaría muchas cosas.


(Foto de la Vanguardia. En concreto de las Ramblas hoy.)

Y más lástima me da, que aunque ahora lluevan banderas españolas sobre Barcelona, lo cual no me molesta aunque me parece infantil, es casi imposible que algún día podamos ver banderas catalanas o del Barça o del Atletico de Bilbao o ikurriñas por Madrid, celebrando de manera natural algún triunfo deportivo o político. De la misma manera que algunos lo celebran hoy.

Hay tipos y tipos de nacionalismo.

Aupa la furia roja. Nos hará falta cuando suba el euribor.

3 comentarios en “Llueven banderas sobre Barcelona”

  1. hola,

    yo he “sufrido” la victoria en madrid y coincido con todo lo que dices menos en un detalle que me parece un error muy frecuente e incluso cansino. en madrid no se celebrará nunca una victoria de la selección catalana de la misma manera que en catalunya no se celebrará nunca una victoria de la selección madrilenya. la seleccion espanyola no es la seleccion de los madrilenyos. nosotra/os no somos más o menos espanyoles que los demás (nos ha venido igual de impuesto que al resto y mucha/os tenemos sensaciones bastante parecidas a las que se suelen acreditar a la periferia).

    me parece que a veces se olvida de que madrid fue el último resquicio republicano y la ciudad que más luchó contra ese espanyolismo que ahora se le adjudica como si le fuera propio por naturaleza. a madrid se nos inyectó el espanyolismo como a los demás con la diferencia de que lo hicieron -y lo hacen- en un grado mayor: por ser la capital y por haberse resistido. me parece que lo demás son simplismos.

    por cierto, que yo tampoco entiendo lo de las celebraciones estas como si hubiéramos ganado algo personalmente. por lo menos, entre quienes lo celebran sobria/os 😉

    un abrazo,

  2. No tan sobrios. 😉

    Creo que Madrid tiene menos de republicano de los que nos gustaría. No hay más que ver las últimas manifestaciones a favor de la misma. Pero me gusta la apreciación. Es cierto que muchos madrileños deben sentirse igualmente de agobiados por la capitalidad y por el peso ficticio de la esencia de España.

    🙂

    Son malos tiempos para la lírica

  3. Pero qué egos… jajajaja. Desde la tierra de María Santísima, donde lo mismo parece darnos un perro que una perra, y así nos va, yo os digo, hijos míos: ¿Qué bandera vale más? Es obvio: es blanca y verde… en versiones varias: el Córdoba, el Betis, Andalucía… Y la república independiente de mi casa donde, obviamente, yo soy The Queen 😛
    A tomar por saco las banderas, que no hacen más que daño, aunque a veces sea divertido celebrar goles y cagarse en la madre del árbitro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *