Las olimpíadas de China asientan la censura en Internet.

Qué bien les ha ido a los gobiernos mundiales que al de China se le ocurriera seguir cortando la comunicación a determinados servidores. Sin duda y detrás de la hipocresía de Jacques Rogge del COI, quien afirma que han hecho todo lo posible, pero no lo han conseguido; se esconde un pequeño ensayo al que ya nos quieren acostumbrar. En breve aparecerán periodistas americanos afirmando que la no conexión a determinados servidores realmente les ha mejorado su nivel de triglicéridos, Mercedes Milá documentará un estudio en el cual se demostraran los beneficios de la conexión lightmultifiltered a Internet. Es probable que aparezcan empresas que, previo estudio psicofisiológico, nos vendan un programa que “tutorizará” nuestro ordenador no permitiéndole ir a determinadas webs y desaconsejando la búsqueda acabada de realizar por tener un grado elevado de insalubridad para nuestra psique.
crocgai.jpg
Primero tuvimos que ser comprensivos con las grandes inversiones chinas, lo cual obligaba a mirar para el Tibet pensando que era el país donde Tintín se fue a sacudirse de la pluma hurgando en el rastro del Yeti. Luego tuvimos que ver manifestantes aporreados por el derecho a manifestarse contra la llama olímpica. Ayer se descargaron yoduros de plata en las nubes para provocar la lluvia y ahí les den a los alérgicos. Realmente esta olimpíada se plantea apasionante, no ya sólo en la pista, sinó fuera de los recintos de competición. No se apuren, el síndrome de Estocolmo hace mella en el más bregado y veremos a muchos sabuesos de pluma y micrófono agradecido hablando de que “Los juegos han cambiado a este país” “El mundo ha descubierto China”. Mientras ellos se ríen por debajo, ellos lo descubrieron hace 4000 años y no les interesó. A nosotros debería preocuparnos si lo de cortar servidores es sólo el principio. Pues no, el COI acaba de pedir a los atletas que se abstengan de escribir en sus blogs, de dar su opinión en la prensa y de que solo concedan entrevistas a los medios de comunicación, además se recalca que es el COI quien lo obliga y amenaza a los incumplidores con retirarles la licencia olímpica. O sea se está sentando “jurisprudencia” digital en cuanto a censura, libertad individual y libertad de expresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *