“Queremos ofrecerte un cargo compatible . . . “

Tufillo de cuartelillo, nostalgias de sala de banderas, fascistas resurrectos. No seamos malos, pero no seamos simplones. El caso de “espionaje” a un un consejero de la Comunidad de Madrid se suma a la noticia publicada por El País sobre que el consejero de Interior de la misma comunidad había creado un “servicio secreto” con policias y ex guardias civiles. Esto no es nada nuevo y pertenece a un ámbito completa y tristemente normal desde siempre en la vida política subterránea. Son conocidos los intercambios de carpetas, “dossieres”, entre partidos para limar situaciones complejas. “Yo sé esto de ti, me lo callo y ahora tiro a la estufa la carpeta que habla de mi . . .”. En este arte destacaban Pujol y Alfonso Guerra.

La cosa es tan sencilla como la vemos en las pelis. Una comunidad que tiene una presidenta que se aupó, en primera elección, con el “traspaso” de votos de dos transfugas socialistas, el llamado Tamayazo. Que le abrió la puerta al poder, que está montando la que está montando con CajaMadrid y que hace lo que sea para darse un titular gordo semanal. Esperanza se vive a sí misma como estado, como entidad y siempre procura sacar la nariz en notícias de formato más allá de su comunidad. Parece que algo más que calcetín huele por la Comunidad de Madrid ¿ O puede ser todo una farolada poco concreta de El País jugando a hacer de El Mundo? Sea como fuere no olvidemos que en las últimas elecciones la victoria de Aguirre fue apabullante y el PSOE de Madrid quedó paralítico. El PSOE de Madrid lleva palo hasta las cejas, lo ha perdido todo: municipales, autonómicas y ha devorado ya a numerosos candidatos.

No se pierdan que la semana pasada un miembro del PSM votó apoyando a los aguirristas en Caja Madrid, parece que el fantasma de Tamayo, o sea vota y cobra, recorre de nuevo la FSM. Les recomiendo la fotografía, es a la salida del notario en la que un miembro del Consejo de Cajamadrid hizo constar el SMS que recibió de un remitente popular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *