OusFerrats F1: Los dioses se cabrean.

El Gran premio de China ha supuesto una nueva confirmación de que el joven Sebastian Vettel es una firme promesa de la F1 o el nuevo “Schumi” como algunos ya le bautizan. En seco ayer y en mojado hoy la suficiencia de los Red Bull ha sido excelente. Han sido primeros y terceros con Mark Weber. Alonso se ha visto empingorotado por la lluvia y ha perdido unos puntillos. Lo que ha evidenciado este fin de semana es que los dioses de la fórmula 1, tanto pilotos como escuderias están con el culo al aire. En Ferrari el ambiente es de trattoria napolitana con muy mal rollo, pronto habrá noticias. Mac Laren ha mejorado sustancialmente y acecha Hamilton. Pero aún no hemos podido ver una carrera entera en seco con Hamilton y los Brawn a tortas, será la próxima seguramente.Lo cierto es que Ross Brawn en Brawn GP y Adrian Newey de Red Bull han trabajado en el pasado invierno y ahí están sus resultados para desesperación de los grandes. No se pierdan a Briatore, jefe de Alonso y amigo de los Agag, la próxima semana tratará de presionar a la FIA, lleva un cabreo monumental, en Ferrari lo mismo y en Mac Laren problemas ingleses (trampas y mentiras).

Pero lo que queremos destacar aqui es que China hoy ha mostrado un cierto fracaso en las expectativas de lanzar la F1 en el gran país. Gradas vacías, entradas regaladas a última hora y escasa asistencia, peligra el gran premio. Pero no vayamos tan lejos: Montmeló en Barcelona ha vendido un 45% de su aforo cuando otros años ya estaba todo cubierto a estas alturas y aseguran que el Gran Premio en Valencia solo ha facturado un 15% del aforo. La crisis se nota y la F1 como organización es una empresa controlada por Bernie Ecclestone que expande sus raíces por Asia pero parece que en China le ataca el pulgón de la indiferencia. Felicitemos a Vettel, este chaval ha llegado para retirar a más de uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *