A ustedes que nos leen . . .

Ante el inmenso glaciar de la vida ajetreada, tras jornadas de enteras de cruzar aristas la esfinge del Dios descanso se nos aparece imponente. Tras un invierno de crisis y un otoño severo las aspas que nos lanzan al tiempo nos plantan ante el estío y ante él es preciso hacer un alto. Aquí no lo haremos, habrá Ous de verano con nuevos especiales incluidos. Por la olla hierve folletín semanal y un tesoro que guardamos en la recámara en forma de divulgación simbólica y antropológica. Claro que no descartamos la actualidad en forma de glosa o punzón agudo, pero su descripción o comentario directo sentimos que ya no nos compete. Este es un blog que anda revuelto, como todos, que no tiene catálogo, ni lo pretende. Pero entendemos que nuestras entradas mensuales se merecen esa pizca de cambio y creatividad que, queremos pensar, encuentran aquí.

Valgan pues estas líneas de avance cálido a la espera de un reenfoque necesario. Por esto desde la firma de Bekaa y con la complicidad de nuestro editor anunciamos nuevos proyectos. La vida de Chozas, esporádica como post y breve, pero a juzgar por sus correos intensa, tomará forma de folletín “Piel alquitranada” será el nombre genérico. Narrará las andanzas por el barrio en pos del rastro de Chozas. Un mosaico de personajes especial que con el hilo conductor de un piso patera de una orden religiosa nos descubrirá la vida en el paralelo barcelonés de hoy. Una mirada atrás cargada de nostalgia, un pretexto para descubrir seres sórdidos, entrañables, tizanados por el smog urbano y encastados a la vida por una capa de alquitrán sentimental.

A medida que avance el verano presentaremos una serie de posts sobre los símbolos estacionales, los grandes mitos antropológicos y haremos un recorrido por Marcelino Menendez Pelayo, Jung o la única gran obra de Sánchez Drago Gargoris y Habidis, sensacional retablo y amalgama compilatoria de tradiciones ibéricas. Lo dicho queridísimos lectores y lectoras. Por eso hemos escogido esa imagen: un sherpa pakistaní preparado para la oración ante el gigantesco glaciar del Baltoro, descalzo, con los pies en la tierra fría de los dioses, con el cuerpo abierto a lo espiritual, lo mágico y lo numinoso. Así plantamos aquí esta nueva línea: divulgatorios, polémicos a veces, pretendidamente literarios. En paz con la red y con ustedes deseosos de hacer que este siga siendo un lugar de lectura, de recogimiento lector, de ustedes mismos, suyo y de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *