Ya ves Concha, aún no los pillaron . . .

Corrían los inicios de los 80, a ella la llamaremos Concha. No solo era fundadora del grupo de cristianos adinerados catalanistas, sinó que era una mujer de empuje, el suficiente para montar un partido: Unió Democrática de Catalunya. Concha era diligente, espavilada con los números, tanto que era la secretaria del preboste de la formación: Miquel Coll i Alentorn. Una mañana, nerviosa, y consciente de lo duro que era para ella su descubrimiento se dirigió a su jefe para mostrarle una serie de irregularidades económicas. El señor D LL había hecho un “distraído” de un millón de pesetas de las de entonces. El patriarca, que luego fue primer presidente del parlament de Catalunya en la democracia bajó la cabeza, le agradeció su diligencia, apesadumbrado, interpretó ella. Al día siguiente fue él mismo quién le comunicó su despido.

La história de UDC está salpicada de anécdotas de estas que ha ido cuajando, en el devenir de las legislaturas, en sucesivos escándalos, juicios y sentencias siempre favorables al partido catalán y democristiano. Numerosas ocasiones lo hemos tratado aquí. Lo que queda claro es que la red de intereses llegó a que desapareciera incluso un cadáver en Filipinas, de un antiguo alto cargo, que hubiera sido la prueba definitiva de que por dinero se muere o se mata en Unió. Pallerols, Sánchez Llibre, cas Treball, fondos del Forcem. Los juzgados ya conocen el ir y venir de dirigentes democristianos, pero allí paz y guerra para los tontos, suelen acabar amonestados, sobreseídos; el reguero de corrupción, las migajitas de comisionistas llegan hasta la puerta de Durán, el bombero torero-catalán en Madrid. En el último caso sus declaraciones pueden ser, en sí mismas un reconocimiento: “Ya se verá que hay más ruido que nueces”. Interesante, reconoce que nueces haberlas haylas, simbolizando las mismas que algun embolsameinto se habrá realizado ¿no?. Concha o Conxa aún vive y ve la pelota rozar el larguero en cada caso judicial, para ella, y para nosotros, el gol es que resplandezca una verdad que ella conoce en carne propia y nosotros deseamos se esclarezca.

Un comentario en “Ya ves Concha, aún no los pillaron . . .”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *