El camarote de los hermanos de Aznar

Imaginen un transatlántico adocenado camino del paraíso liberal y conservador. En un momento dado el capitán pide a los pasajeros que se agrupen por intereses y manifiesten un deseo. En ese camarote, el del enriquecimiento, están todos ellos: los Gà¼rtel, el tesorero del PP dimisionario, Camps, Rita Barberá, Esperanza Aguirre, Jaume Matas y aún caben más: el alcalde de Pozuelo, Ana Mato su ex esposa, el anterior tesorero del PP Naseiro, Esperanza Aguirre y sus comprados del PSOE . . . y así hasta que la puerta empieza a doblarse y el camarero del deseo agota su lista inacabable de pedidos.

Son los representantes de una generación que ha tomado por asalto el poder, que ha decidido que el enriquecimiento rápido viene de la cosa pública, de la mediación, del comisionismo. Que una legislatura son cuatro años y ese es el punto de partida para empezar a acumular. Cuánto debe de sudar un empresario para conseguir unos beneficios netos de tres millones de euros. Para Jaume Matas esa es la fianza fijada por el juez. Se dice en Madrid que ya tenía un millón y medio preparado antes de la vista. Conseguir otro millón y medio más no será difícil. Enmedio de todo esto el hombre que los aupó y se coronó fumando un puro con Bush con las piernas puestas sobre la mesa. Y es que el el no fue, no ha sido, ajeno a tamaño desastre corruptor pues después de su primera legislatura empezó a endiosarse y a crear estilo. La cosa no acaba aqui, la frase del juez instructor: “Ha venido a reírse de los mortales”, dirigida a Jaume Matas en el sumario; es significativa de como la misma judicatura no puede soportar tanta soberbia.

Ayer se nos aparecía la constancia de que, hasta fecha muy reciente, Jaume Matas cobraba mensualmente 5.000 € del propio tesorero del PP, les sonará seguramente el nombre del señor Barcenas, otro procesado ilustre. Da que pensar como un hombre como Matas, que ha sido ministro de Medio Ambiente (un chiste tratándose de un mallorquin), presidente de la Comunidad Balear y etceteras anteriores siga cobrando del partido: ¿Tanto se le debe?. Lo cierto es que la injustificación de tamaña acción significa, de no desmentirse, que a Matas se le debía mucho, muchísimo, lo cual agranda aún más la sospecha de que contribuyó a engrosar la caja del Partido Popular. Hace solo unos días la constructora que abonó a los tránsfugas de la Asamblea de Madrid sus “compensaciones” por permitir con su ausencia la elección de Esperanza Aguirre ha sido autorizada para construir 800 viviendas en una discutida zona de la Comunidad de Madrid. Aunque la mar ande revuelta nadie sale del camarote. En la litera más alta Aznar contempla la escena, lo único que le interesa es que el buque llegue a tiempo a su próxima conferencia, lo demás las urnas y los miembros del Poder Judicial lo borrarán. Buen viaje y lástima de galerna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *