Catalunya y España: ¿Convivir? No,gracias.

La convivencia se hace difícil. Desde hace tiempo se achucha a la mala leche secular. Mañana los catalanes se echarán a la calle y sacaran la suya. Pero en la meseta y sus periferias hay, no tantos, pero los hay, que babean. La reciente sentencia del Tribunal Constitucional ha contribuido a calentar el ambiente y por si faltaba algo hoy mismo, 24 horas antes, han publicado la sentencia completa añadiéndole extensionalidad al concepto de la imposible nación catalana, recordando lo que la Constitución recoge y ahí va. Una ducha de palos escritos para encender la hoguera de mañana. La sentencia es retrograda al estilo de la LOAPA que se pactó despues del intento de golpe de estado del 23F.

Hablar de la vehiculidad de la lengua catalana, no mencionar su cooficialidad cuando menos es ignorar también a la Constitución y no hacer ni tan siquiera referencia a la plurirealidad el estado español es más retrogrado si cabe. Porque no se trata ya solamente de la sentencia y del Estatut en si mismo. Se da un paso atrás considerable y esta sentencia creará márgenes de interpretación arriesgados que van a generar una nueva retahíla de demandas en variados aspectos. Hay algo horrible, feo, perverso y claramente fascista: Se ignora una ley aprobada por el Parlament de Catalunya, el Parlamento español y se obvia su refrendo en las urnas. No puede haber mejor desafección de la ciudadanía que esta. Ahora bien, ya saben que gozamos de la opinión contrastada y es perturbador que Catalunya tenga un poder judicial, mejor que no, un control de tributos y financiaciones propio, mejor que no. No consuela nada saber que mañana se declara la independencia de la nación catalana y Millets, Pujols, Max Cahners y aledaños lo leveran “todo”, prefiero el doble control. Esta semana chorizos y delincuentes como Millet se pasean por el Parlament burlándose de los representantes populares. El ex secretario de Pujol Prenafeta acaba de presentar un libro diciendo que la justicia no existe, que solo existen los jueces. La verdad es que no hace ninguna ilusión saber que en caso de Independencia estos tipejos, los mismos que mañana se pasearán con la pancarta se comprarían un ticket eterno de absoluciones.

Al margen de esto no olvidamos que la caverna fascista tiene hambruna, lleva demasiado tiempo perdiendo elecciones, viendo como sus alcaldes y gentes corruptas van apareciendo como lo que verdaderamente son y encima la selección española está a un paso de la Gloria aupada por catalanes y el estilo de juego del Barça, para colmo se hacen llamar la Roja, color poco conservador. A esa caterva de energúmenos el tiro al catalán les satisface plenamente, distrae, une “conciencias” y no nos engañemos, joder a los catalanes es un gustito para ellos. “A las putas y a los barberos en la vejez os espero”, sabio e ilustrativo refrán o haiku o lo que quieran. No soy independentista, me encanta España, pero convivir con ese falso estilo de “español” se me antoja imposible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *