La Gloria existe y será para ellos.

Dicen los viejos que más allá de las nubes existe un reguero de luces que se enciende pocas veces o que casi nadie podrá verlo. Conduce a la Gloria. El domingo en Sudáfrica la excelente selección española caminará por él con dolor, con titubeos o sin ambajes, con descaro y severidad. Ese juego maravilloso que ha deleitado al planeta nos ofrecerá noventa minutos o más de tensión y placer. Aquí, en la redacción, somos ajenos a patriotismos chorras, de esos que ya se destilan desde hace días por las columnatas de humo del fútbol, que ponen tregua al sarpilludo del IVA o la inmisericorde crisis. Pero nos gusta el grupo que juega, el fútbol que llevan en las botas y en el cerebro y sobretodo nos maravilla su estilo, su finura y la forma de ganar.

Solo podemos desearles la Gloria eterna de acariciar el antiguo trofeo Jules Rimet, hoy llamado la Copa del Mundo. Se lo merecen, se lo han ganado y lo sentimos por la joven Holanda país hermanado con Barcelona desde que Johan Cruyff en el 73 debutó contra el Málaga en el Nou Camp. La escuela holandesa tiene muchos profesores y de alumnos como Guardiola, Xavi, Iniesta, Pedro, Valdés . . . la lista es larga. pero confiamos ciegamente en su aplomo, siendo tan jóvenes tienen un bagaje de finales, alta presión y excelencia ante las dificultades que los convierte en nuestros candidatos preferidos. Salud amigos, la Gloria será para vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *