Ese niño, ¿trata de decirnos algo?

Claro que Dante ya se atrevió con el descenso a los infiernos, los hay de muchas formas. El infierno no existe, simplemente está dentro de quién desee tenerlo. Ulises cometió la osadía de pactar su bajada a ese reino de las sombras. Fue un viaje, verdaderamente, pero su sorpresa mayúscula fue que los espiritus de sus ex compañeros, de sus familiares no le agradecieron nada la visita y le reconvinieron sobre la imbecilidad de osarse a pasear entre muertos. Muchas veces la realidad nos devuelve imágenes semejantes, no nos reconviene, no nos dice palabra alguna, solo muestra, enseña. Después de ello nuestro espiritu no se serena. Algo parecido a lo que hizo Ulises ha realizado el fotógrafo Paul Fusco que un buen día decidió convertir us afición en profesión.Y nos muestra la galeria Chernobyl Legacy.

Fusco ha estado en el infierno de los mal llamados supervivientes de Chernobyl. Quizá mejor no detallarles nada, miren ustedes. Lo más escabrosos es la mentira en la que la UE nos ha sumergido durante todos esos años. Las fotos hablan, claro que son una galería más d elas mismas que ustedes habrán ya visto, nada nuevo. Pero de nuevo ver esa ciudad helada da pavor y máxime en cuanto vemos los restos humanos, mal llamados vivientes, que dejó el accidente. Para mi, la diferencia expresiva radica en que Fusco tira de angular y se acerca mucho a los retratados, pero la angulación extrema no nos esconde el bosque, se ven todos los árboles. Y de todas ellas hemos escogido aquella que más nos ha estremecido. No hay audio claro, tampoco sabemos si sabe o puede gritar pero la mueca es desgarradora. Casi diría que trataba de decirnos algo. Como esta madre que muestra el documento en el que el gobierno ruso le confirma que su hijo tiene cáncer, pero no ha recibido nada desde entonces.Igual que todos aquellos que estamos en contra de la energía nuclear.

photos by Paul Fusco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *