Los amos del balón: Triplete de ligas.

El Barcelona acaba de poner el cierre, por tercer año consecutivo, a la competición más dura y más larga: la liga. Esa liga llamada “la mejor del mundo” fue ganada por el equipo que alberga a siete jugadores que hace un año ganaron el título mundial de naciones. El triunfo del grupo de Guardiola es el triunfo de una futbol de calidad y espléndido, técnicamente complejo y perfecto su estilo despieerta los elogios de la prensa mundial, una prensa que pasa por alto aquello que aquí, en España, la caverna mediática trata de embrutecer. Ese grupo de jugadores y técnicos merece todo el respaldo máxime despues de las dificultades físicas atravesadas y que ya se inician en septiembre, cuando más de la mitad del once azulgrana llevaba en el cuerpo cientos de horas más de futbol que los pies de sus más cercanos rivales. Acusaciones, mentiras y chanchullos no han podido con algo básico: la calidad humana y técnica de unos jugadores a los cuales su propio entrenador tacha de irrepetibles, refiriéndose a su coincidencia en un mismo equipo.

El Barcelona ha dado una lección sin enjundias ni chulerias, sin “ismos”, simplemente jugando en un país horneado cada día por la toxicidad mental de Florentino Pérez y las marionetas que va añadiendo a su guiñol. Pero al final solo ha triunfado el mejor en el campo. En la liga española el global de los encuentros Barcelona-Madrid se salda con un 6-1 que ya no deja lugar a las controversias. Tal vez ahora, acostumbrados a la victoria, lo más interesante del Barcelona sea esa sucesión de puestos que se está empezando a gestar con el pausado relevo de una cantera autosuficiente y esperanzadora. Un grupo humano con tanta energía que es capaz de propulsar a Abidal de los pozos de la enfermedad más negra a la luz de las victorias. Gracias, os seguimos titulando los amos del balón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *