Benchmarking sindical: El caso Fiat una referencia horrible.

Tomo dos términos presuntamente antagónicos para ver como le va a una hipotética “competencia” entendiendo por la misma un país europeo como italia, un mundo sindical algo par con el nuestro y una sociedad también similar. Usaremos Fiat y el centro de Mirafiori, donde se fabrican sus carrocerías. Estas son las medidas aplicadas en Fiat: salida del convenio colectivo, jornadas de diez horas con ocho en cadena de montaje sin comer, horas extraordinarias obligatorias sin cobrarlas y reducción de diez minutos del tiempo de descanso entre otras. Todo empezó con un referéndum en el que se proponía en primer lugar la supresión, literal, de los derechos sindicales. Las medidas que les anticipamos se sometieron a votación dejando claro, previamente, que los sindicatos que se opusieran, perdían su representación a nivel negociador, perdían el derecho a sus locales e incluso el derecho a difundir información en las plantas de la fábrica. El primer ministro Silvio Berlusconi encabezó el movimiento a favor de perder derechos constitucionales y logros que habían costado décadas de luchas. La cosa estaba clara: “Fiat se deslocalizará o votas sí o te vas a ir para casa”.

Se vulneró el propio Estatuto de los Trabajadores, el concepto mercantil de contrato y el sindicalismo autónomo e independiente. El resultado fue SÍ, atados de manos los trabajadores de FIAT acaban de ser reducidos a entes en manos de la empresa, en el territorio FIAT ya no hay derechos para los trabajadores. Carlo Giugleme de la Unione Sindicale di Basi acaba de analizar el acuerdo y lo primero que destaca es que en él no figura ningún compromiso de inversión empresarial y que en realidad es concesiones y compromisos de una sola de las partes. Destaca que las medidas tomadas en esa planta, de carrocería, es imposible que abaraten el proceso de producción dado que la carrocería solo supone el 7% del coste total del vehículo. Subraya además el hecho de que los firmantes del acuerdo asumen no solo el compromiso de entrar en conflicto sino que “las organizaciones sindicales se comprometen a evitar conductas individuales i/o colectivas que puedan ir en contra del presunto acuerdo. Muy claro en el papel.

¿Pero a quién se le ocurrió semejante atropello?, pues nada menos que a Sergio Marchionne un ejecutivo que gana más de cuatro millones de euros al año en stock options que gracias a la subida producida en la bolsa, a raíz de la aprobación del acuerdo, de los títulos de la empresa superan ya los 120 millones de euros. El artífice de las medidas gana más que todos los trabajadores de Mirafiori juntos, que paga sus impuestos en Suiza y no en Italia, a quien no sólo no le pasa nada si el grupo Fiat vende un 17% menos en 2010, sino que sigue tan campante pues, como anticipamos, el acuerdo ha producido una consistente subida en bolsa. Hagan ustedes mismos sus conclusiones y movamos la wija del futuro en España para cuando tengamos ese gobierno popular que va a arreglar la crisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *