EL PP y el paisaje después de la “feria” sevillana.

Sevilla ha sido la consagración de Mariano Rajoy, si bien ya lo fueron las elecciones generales ahora, a su triunfo histórico, añade el triunfo más importante: el de acallar a los sectores rancios del aznarismo o si no los acalla conseguir algo que politicamente tiene más valor: apartarlos de la dirección efectiva y ejecutiva del PP. Nos quitamos el sombrero, ahora el gallego silencioso singla con rumbo a su programa sabiendo que Cospedal guarda y ordena el partido y Soraya tiene agarradito al gobierno. Sin duda la imagen patética es la del orgulloso Aznar “crítico” en Valencia hablando para un auditorio que solamente le escuchaba por respeto, no hay rajoyismo todavía, pero si es claro que la mayoría del partido le apoya de lleno y se abren repartos de poder y cargos insospechados, algo que los aznaristas ya no controlan. Porque si algo ha quedado clarísimo es que los clanes del aznarismo han perdido y bastante. No se van a quedar cruzados de brazos, tienen a la FAES como altavoz y se les suele añadir el diario El Mundo y coincidían esporádicamente con esperanza Aguirre.

Lo que pasa es que la señora Aguirre es un “enemigo” desde la ascensión de Ana Botella de Aznar al poder municipal madrileño y su candidata mejor colocada para cuando Rajoy se tropiece, sí es que lo hace, claro. Para entonces habrá llovido mucho y no a bien para todos. Lejos del faralaes de unidad real y poder estatal extendido del PP llueve a menudo. El mismo domingo miles de personas en distintas ciudades expresaron su rechazo a la política laboral del gobierno. El paisaje del PP està mejor que nunca, pero el erial del paro no augura facilidades a dos años vista y ahí es donde su presuntos detractores le están esperando. Al PP le convendría ahora una huelgaza, sería la mejor forma de reforzar que sus medidas son duras, a la alemana, como pide Angela. Mientras los sindicatos, por una vez no sin razón, alegan que hay demasiado miedo y pasividad para una huelga general. GonzálezPons ha sido otro de los laminado spor la trituradora de cargos Cospedal, él era el cráneo que nos prometió hace escasos meses que “se podían conseguir 3,5 millones de empleos”, mejor apartarlo Mariano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *