El poeta Duran Lleida se inspira en Neruda para hablar de la corrupción

En febrero de 2010 publicamos algo que nos contó el hijo de Concha. Está posteado y era una “anécdota” sobre Unió y el señor Duran Lleida. Conxa, como ella preferíria, forma parte de una de las famílas patricias catalanas que desde su juventud siguió a un grupo de matrimonios cristianos catalanistas que estaba bajo la égira de un pastor cristiano llamado Jordi Pujol. El grupo era su alimento espiritual pero de lo otro nada le hacía falta. Colaboró en distintas obras sociales, invirtió dinero importante en la creación de viviendas para gente necesitada y desplegó una actividad escasamente frenada por los ocho hijos que concibió. Trabajó para la antigua Unió y en su experiencia de secretaria detectó un agujero gordo para la época. En fin, mejor léanse si no lo han hecho antes el post completo. El post de hoy va dirigido a Concha y a quienes aún creen en la Unió de Durán Lleida. Los tribunales les han condenado en sentencia firme y los acusan de financiar su partido ilegalmente. Felicidades Concha, como tú muchos estábamos hartos de que Unió viera sucesivamente perdonados sus desmanes en los que siempre, siempre está el tal Duran. “Corrupción habrá siempre, siempre, donde hay un ser humano hay posibilidad de corrupción”.

Pero no se apuren, el tal caballero tiene el alma de cemento armado: pontifica, se equivoca, se contradice y se desdice, pero sigue ahí, como si tan tranquilo, no solamente esto sino que en un alarde de estrategia lleva dos semanas en Chile atendiendo a una reunión europea de partidos de su mismo signo. Será quizá porqué se halla en la patria de Neruda al cual siempre parafraseamos especialmente en aquella frase de: “Podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesia”. Pues bien, henchido de creatividad e insuflando a la cosa una visión de augur asegura que “la corrupción existirá siempre, siempre…” incluso en el supuesto de que él no estuviere. Brillante argucia con la que nos anuncia que el seguirá echándole los bemoles que le echa y dispuesto a presentarse como alguién irremediable. Trascendente y poético Durán Lleida. Concha, se que sonríes, lo que tu ya vivías, aquello por lo que te echaron de patas a la calle ya no es ningún supuesto. Ya sabemos que al poeta Duran-Neruda le importa un rábano. Pero nada volverá a ser igual cuando trate de disfrazarse con el batín de la honestidad. Sonreímos contigo.

( imagen de hermanolobodigital)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *