Mossad, Europa y EEUU: ¿Ahora toca Turquía?

Les ha faltado tiempo a los voceros europeos para mostrar su preocupación por Turquía. A quién no, claro. Pero permítanme estas modestas hipótesis:

A- Erdogan es el representante del grupo religioso musulmán y que evoluciona hacia posturas fuertemente autoritarias, su idea era ser algo así como una especie de democracia cristiana, en su caso musulmana. Pero le puede el totalitarismo y la negación del parlamento. Enfocarle como un “peligro” musulmán tiene cartel.

B- Por cuatro árboles la respuesta policial ha sido desmesurada y fascista, pero nunca en Turquía su policia fue amante de dar flores a los que ejercen sus derechos. La tesis es clara: se intenta mezclar descontento popular y se piensa en la entrada de agentes dinamizadores dispuestos a crear una “confusión” que deteriore al régimen y la posición internacional actual del país.

taksim

Pese a Erdogan, Turquía lleva muchos años de crecimiento económico importante, de por sí es un país autosuficiente, con una gran producción agrícola que le da un excedente más que sobrado para permitir exportaciones masivas que ponen en jaque los intereses de mercado de los países ribereños mediterráneos. Tiene dos enemigos muy claros: Israel especialmente y los EEUU como consecuencia de las influencias del lobby judío. Interesa una Turquía removida, con imagen de desastre “musulmán” y yendo más allá sería un momento interesante para promover un empujoncito militar que “alejara” a los musulmanes del poder ganado en las urnas. ¿Se acuerdan de Argelia? donde se desalojó a los musulmanes del poder ganado democráticamente y lo único que hicieron fue estimular el integrismo, cuidado. Hay más cosas: es frontera con Irán, con Irak y Siria entre otras. Menudo foco caliente. Bush pudo atacar a Irak gracias a la base turca de Incirilik. Se esta planteando la negociación con el complejo Kurdistán, les recuerdo que hace unos meses un agente doble infiltrado eliminó a tres dirigentes kurdos en París. Conclusión: a Turquía se le tienen demasiadas ganas, se nota mucho. Hoy mismo los EEUU se mostraban “preocupados” por los derechos de los ciudadanos turcos. Nosotros también, insisto y disculpen por ello: la desestabilización de Turquía acaba de empezar. Me duele por Instambul, por esa genial y mundial calle Taksim y su barrio de Galata; por esas gentes tan amables y mucho más tolerantes de lo que tantos creen.

A raíz del ataque israelí a la flotilla de Gaza escribimos: “No hay que descuidar el conflicto creado con Turquía, uno de sus escasos interlocutores y que ha sido el único país que no se ha cortado un pelo en calificar de asesinato la acción cometida sobre los barcos. A buen seguro el precedente desencadenará conflictos futuros con un país que es el garante de un dialogo mundial con Irán, esa potencia a la que EEUU y los europeos criminalizan continuamente. En los últimos años de la administración Bush se especulaba con un ataque a Irán, pero el país de Dario y Jerjes no es Irak, esa es otra guerra. Pronto habrá movimientos de respuesta, hay quien asegura que una buena guerra, larga y con implicación de varios países importantes sería una perfecta excusa para empujar la economía, pero esto ya lo tenía claro un señor barbudo alemán, llamado Marx y que no rodaba en Hollywood.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *