Esquerra Republicana de Catalunya: Los nuevos Judas del proceso catalán.

El-candidato-de-ERC-Oriol-Junq_54355571265_54028874188_960_639

Esquerra Republicana de Catalunya navega viento en popa hacia la mejora de sus resultados electorales. Su decidido apoyo al gobierno de CiU, una coalición en los juzgados, y su juego del gato y el ratón con sus electores parece, incluso, serle rentable. Para un espectador que no forma parte de la memez electoral lo de ERC parece más que admirable. El supuesto papel de “vigilar de cerca” y pretender “condicionar” el rumbo de Mas se lo traga un espectro amplio de votantes pretendidamente “republicanos” e “independentistas”. No se crean que esta constancia nos produce alegrías. Cada vez que CiU toma una de sus muchas medidas restrictivas en forma de anuncio coreográfico alegando que tal vez lo harán (recortes de salario, de salud o de educación) los saltimbanquis de ERC gesticulan ante la prensa que ya les tiene preparada en Ara.cat y TV3, escenifican un cada vez más tibio enfrentamiento, y luego acaban cediendo y asegurando que algunos de los matices “sociales” los han puesto ellos, pura comedia.

Ahora las encuestas les aseguran un trasvase de votos rumboso y ERC saliva con una situación de fuerza hegemónica que en caso de gobernar también deberá de hacerlo con CiU. Con un Durán i Lleida cada vez más evidente en el camino de destrucción del pretendido soberanismo, la realidad política catalana sigue secuestrada hacia la nada por esas dos fuerzas. Justo ayer en que se publicó la primera parte del monto que el juez imputa al chalaneo del Palau de la Música, nada menos que 6,6 millones de euros y habla de pacto criminal entre CiU y empresas constructoras ERC mira hacia el otro lado. Realmente tal vez no sean conscientes de donde se han metido, podría parecer a simple vista, pues no, son conscientes plenamente de que esta es una ocasión para crecer económicamente como partido y nada más, que para ellos es mucho. Sin duda ERC está siendo uno de los Judas interesantes del soberanismo de aparador y la consulta empantanada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *