Japón pudre el océano Pacífico, pero no pasa nada.

Todos sabíamos que Fukushima iba a pasar su letal factura, pero si algo es característico en el gobierno y la cultura japonesa es el silencio. Nunca sabremos, como pasó en Harrisburg, Bhopa o Seveso la verdad. Chernobyl dejó un rastro ,estudiado, en Europa que dejó a su paso un aumento flagrante cánceres y enfermedades disparado que afecto a varios países. No se apuren, estamos en manos de la agencia Mundial de la Energía Atómica que está en manos de miembros que trabajan para las compañías cuyo negocio es la energía atómica. Eso es como poner pederastas a dirigir internados.
Volvamos a Fukushima: el gobierno japonés estima que desde el 7 de agosto cada día se vierten al Pacífico 300 toneladas de agua contaminada. En términos de radioctividad mensurable se estima la cifra entre 20.000 a 40.000 millardos de becquerels entre mayo de 2011 y julio de 2013. La teoría de la empresa Tepco era que estas aguas estaban retenidas y filtraban al subsuelo en una falla situada entre los depósitos de la central y el mar, un cuento japonés. Ahora los datos revelados ponen en evidencia las trampas y mentiras compartidas entre Tepco y el gobierno japonés.

peixotEn febrero de este año cualquier pez pescado a más de 20 kilómetros de la costa tenía unos niveles de radioctividad superiores que multiplicaban por 2.500 los valores máximos de contaminación admitidos. Esa es la gran mentira de los accidentes nucleares  que aquí siempre hemos defendido: ¿ A donde van a parar las aguas que refrigeran el reactor para que no pase de 50 grados externos?. Hasta ahora nos decían que a una falla, absurdo pues de ahí puede ir igualmente a parar al mar, no se pierde en el infierno. El infierno lo tendremos en la superficie. Sin duda Japón miente más que habla. Las agencias mundiales están en manos de las empresas productoras de reactores e intermediarios del uranio. Y mientras, aquí, en la España de Rajoy, tenemos que ver como se castiga a las energías limpias, como se hunde a sus inversores y se facilitan los grandes beneficios de las empresas eléctricas. Si el Pacífico se pudre todos nos pudriremos algo más. Japoneses todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *