Mirar Iberia: Domingo de Ramos, la tradición es la traición.

ramoNos cruza el camino con una cita imprescindible para católicos militantes. Es Domingo de Ramos y el pueblo se dispone a dar la bienvenida al que más tarde va a crucificar. No hace falta jugar a metáforas, no es preciso buscarle circunloquios. Simpatizantes o advenedizos, entregados beatos o congeladores de las mal llamadas “buenas costumbres” en este pueblo turolense se lanza a reproducir el ritual propio y respetable. Y por ser día de palmas toca estrenar, maquearse y poner el vestuario endomingado a andar.

ramo (1)Esperamos bajo el sol, el cura, ya se ha anunciado, va a llegar tarde pues ha debido rendir oficio de sustitución en un pueblo cercano. Ya saben, as vocaciones no abundan en España. El cura es sudamericano, rodanchón y parece cumplidor de su oficio. A más de uno le patina el comentario racista, hace calor, y suena un “Pues que se joda con esas ropas, seguro que en su tierra hace más calor que aquí” a lo cual añade otro: “Pero aquí bien que come y en su tierra pasaba hambre”. Lo dicho: tradición al pie de la letra. Seguro que si le dan más pábulo a esa mala leche racista de parte de esos endomingados cristianos lo llegan a crucificar antes de Jueves Santo. La tradición es la traición.

ramo (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *