OLYMPOSTAL: Nosotros y nuestras herramientas.

Ya saben que además de la literatura y la política lo que más nos pone, artísticamente hablando, es la fotografía. Gracias a la gentileza de Olympus tuvimos ocasión de trastear durante el verano de 2013 la cámara OMD EM5 y varios objetivos en el espacio natural en el que solemos instalar nuestra redacción. De esas facetas veraniegas concluimos cosas que para muchos no son nuevas, pero para nosotros sí. La portabilidad y la solidez de los equipos Olympus micro cuatro tercios junto a su ya legendaria calidad óptica y en especial sus reducidas dimensiones. Y lo que parecía un amor de verano se convirtió en un idilio perpetuo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALas condiciones en las que las Olympus permiten trabajar son excelentes no tan solo por su reducido peso, factor importantísimo, sino por lo que se aloja en su interior. Su tecnología permite desplegar al fotógrafo una gran variedad de recursos que hace solo unos años eran impensables en cualquier reflex digital de alta gama. La posibilidad de previsualización de las modificaciones de diafragmas intermedios, el trabajo en la pantalla táctil, si se da el caso, de las curvas de altas y bajas luces o el procesado con efectos, casi instantáneo, de una misma toma y con una velocidad de procesador excelente; ofrecen in situ una ampliación considerable de las variables a escoger por el autor de la toma.

bnmanuela6-(4)Algo más complejas, requieren dedicación y lectura de manual (como todo), son las posibilidades de personalización de diales y botones de la cámara para adptarlas a los intereses artísticos de gestión de la toma. En suma, para nosotros, modestos fotógrafos, pero con muchos años de laboratorios, ordenadores, analógicos y digitales a la vez, la oferta creativa y tecnológica que nos hace Olympus es irresistible. Otro factor de una tremenda sencillez es el manejo de la cámara a través de un wifi propio que se comunica con cualquier smartphone o tablet lo cual es ideal para situaciones de trabajo algo extremas o arriesgadas, como es nuestro caso, siempre recibiendo tortas de las olas, y dejando nuestros equipos algo “anegados”, baste decir que por ese tipo de fotografía, la de agua, hemos perdido un equipo completo Nikon hace dos años. El verano pasado persiguiendo un cangrejo moro en la isla de Alegranza mis 77 kg cayeron de una roca alta y el impacto de mi cuerpo fue entero sobre el cuerpo de la cámara EM5, yo acabé magullado de golpes, la cámara intacta, solo le faltó preguntarme: “¿Qué tal?”.

picture-1Hemos incorporado una OMD EM10 a nuestra flota y esperamos ofrecerles un buen veranillo fotográfico variado, ya saben que en verano somos algo monotemáticos pues estar entre dos islas limita un poco nuestros temas, pero no nos preocupa. Las gentes, el azar y el mar nos permitiran siempre tomas en las que crear y momentos lumínicos únicos que nos dan plasticidad expresiva, ya lo verán. Por ello decidimos reabrir permanentemente nuestra sección OLYMPOSTAL. Para la nostalgia en este link podeís visualizar algunas Olympostales del pasado verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *