Mubarak y Al-Sissi: Triunfantes con sangre y tribunales en Egipto.

La sentencia que exculpa a Hosni Mubarak de cualquier responsabilidad en los sucesos de 2012 en los que murieron más de 900 personas en Egipto es el punto y final a las primaveras árabes. A falta de la imposible resolución de la crisis Libia, con las elecciones de Túnez recien celebradas y la aparente calma en una zona que el IS (estado islámico) se plantea sabotear, los atisbos de democracia han muerto en cualquiera de sus expresionaes. El golpe de estado de Al-Sissi, la persecución, muerte y encarcelamiento de los Hermanos Musulmanes ha supuesto el punto y final para décadas de la libertad del pueblo egipcio. No es nuevo, pero no deja de sorprender la pasmosa mirada hacia otro lado de Europa y de los EEUU. La sentencia, además, considera “fuera de plazo” los casos de manifiesta corrupción de Mubarak al vender petróleo a Israel a precio de mercado negro y por el cual, él y sus hijos, obtuvieron pingües beneficios económicos además de cinco mansiones en el golfo de Akaba.

51658_policia_egipto_mujer_bigEstá claro que Israel ha sido el otro agente y consejero de los militares golpistas egipcios. Esta vez no hemos oído hablar nada de “respetar la democracia” o de que “hablen las urnas”. Lo de la democracia parlamentarista es un muñeco estropiciado que se saca a pasear en cuanto conviene. Cuando no, pues podríamos recordar situaciones como las de Argelia: elecciones ganadas por los partidos pro musulmanes y las etnias bereberes ahogadas en sangre de tanque y represión. Solo han servido para desatar veinte años de terrorismo feroz. Con un poco de tiempo este va a ser el signo del nuevo Egipto de Al-Sissi, la represión permite un amplio cojín de años, pero el tiempo pasa y las víctimas no olvidan. El presidente elgido democráticamente por los ciudadanos egipcios Mohamed Morsi ya ha sido condenado a muerte junto a otros 638 dirigentes de los Hermanos Musulmanes.

4372943_7_c35c_abdel-fattah-al-sissi-le-22-fevrier-2013-au_2d9aede83f61a3276f693d4cf2bfca44

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *