Pieter Hugo: Revisualizar el perdón en Ruanda (y 3)

Desde siempre hemos seguido el conflicto ruandés. La impresionante matanza de tutsis y hutus, la diáspora de cientos de miles de personas y el genocidio: un millón de muertos que aún hoy, tratándose de censar tiran un centenar de miles hacia arriba, escalofriante. Mo­tivados por antiguas rivalidades, los hutus (etnia mayoritaria) comenzaron una campaña de odio y exterminio contra los tutsis (etnia minoritaria) dejando como saldo un millón de muertes en solo 90 días. A 20 años del dramático hecho, Ruanda se encuentra todavía intentando sanar las heridas. Durante estos años nos hemos cruzado con el tema: en 2008 asistimos a un seminario de Jordi Palou Loverdós sobre el incipiente proceso de reconciliación. Jordi Palou es miembro español del Tribunal Penal Internacional para los crímenes de Grandes Lagos. Autoridad en mediación a nivel internacional trataremos de acercarlo pronto a nuestra redacción.

4887-ngi-ruanda5Y viene al caso la obra de Pieter Hugo porque junto con Lana Mesic se han dedicado a retratar a personas tutsis o hutus directamente enfrentadas y más o menos reconciliadas. Hacerte una foto con el que mató a tu hermano, es difícil, pero si además mató a casi toda tu familia, ha de ser difícil mirarse a los ojos.

Hugo_Rwanda_2_550Pero la voluntad, el deseo de la paz esta ahí, todos cuantos salen en las imágenes están directamente vinculados. Unos destruyeron la cas de otros y la quemaron con todos los pequeños dentro, otros acuchillaron a toda la familia… pero están ahí, necesitándose al cabo de trotar entre tanta violencia innecesaria. Ya hí estaba Pieter Hugo que años antes ya había realizado un cruento reportaje sobre los restos del genocidio, veinte años después horrorosamente presentes.

rwandaLana Mesic, una de las fotógrafas que participó en el pro­yecto, pidió a los participantes que recrearán el momento del perdón. Acerca de su enfoque sobre las historias, Mesic explica: “Quería darles al sobreviviente y al perpetrador el lugar central y eliminar mi propia subjetividad occidental acerca de cómo el perdón debería verse. Algunas personas que vieron las fotos me decían ‘pero no parecen muy contentos o como si se hubiesen perdonado’. Y ése es exactamente mi punto. La gente tiene cierta expectativa acerca de cómo debe verse el perdón y yo quería desafiar esa mirada. (…) Quise encontrar una manera de hacer que los espectadores reflexionaran acerca de la idea del perdón, pero también que se detuvieran a pensar sobre lo que ocurrió en Ruanda hace 20 años, algo que no debería volver a ocurrir nunca más”. Untitled-13

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *