Nadie sabía nada . . . es Europa, no falla.

Están aquí y todos lo saben, nada es de extrañar, les importa un comino. ¿Se juegan algo los políticos europeos ante la sangría de emigrantes?, no. Ellos no tendrán misas, ni violines, ni palabrerías, ni flashes, ni dirigentes. No lo tendrán porque ni siquiera han llegado a la costa, pero son negros, musulmanes en gran parte, pobres en todos los sentidos, los que mandan piensan que hay que dar la nota mediática, hacerse los afectados. Pero mienten asquerosamente, ¿alguién cree que un barco de 100 metros de eslora se mueve y no se entera nadie?, ¿qué me dicen de los espías de las potencias europeas que controlan los puertos del norte de África?… al parecer no se nota en esos puertos devastados que embarcan mil personas…sinceramente la Europa de la vergüenza, la que se hizo el loco en Líbia o en los Balcanes, vuelve a las mismas de siempre.

1429533466_580122_1429533560_album_normalPor eso sobrecoge no solo la noticia escrita, sinó también las imágenes de esos habitantes de Rodas que hacen todo lo posible para ayudar a los aterrados supervivientes de una patera rota, destrozada, pero no se mueven, saben que un paso al agua y mueren. Heroico ejemplo de los de siempre: los pobres, al final los pobres, aún pudiendo ser igual o más miserables que los ricos, siempre acabamos acordándonos del prójimo. Esta sería la Europa ideal: la de los que se solidarizan, los que se esfuerzan por luchar y compartir lo que hay, pero ellos no mandan. Pronto veremos coronas flotando, música y palabrería, y nada más, es Europa, no da para más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *