La foto de Rita en campaña: todo un sondeo electoral.

No hablamos de una pobre mujer ni de una mujer pobre. Rita Barberá ha sido demasiada Rita, demasiado autoritarismo, demasiado desprecio…al fin la realidad les ha devuelto a algunos unas tortas electorales. La de Rita es muy sentida. Le podíamos perdonar sus excesos con el wisky, le podíamos soportar que escondiera una sexualidad censurada por su partido, se lo podíamos perdonar todo, excepto la arrogancia medieval y la capacidad de desprecio y agresividad que emanaba de sus actitudes en momentos difíciles.

x7fb1e810-f5ce-11e2-9947-7054d21a8f10.jpg.pagespeed.ic.y_Qlamgt-FEl anecdotario se llena, como en el caso de Aguirre, de imágenes horribles para el recuerdo, pero se trata de que no vuelvan, de que no estén, como ha dicho Carmena: “Ya habeís hecho mucho daño”. Parece que lo mismo ha dicho en las urnas Valencia, pero no se engañen… todos los que mantuvieron y consintieron la gestión de Rita seguirán estando. En el caso de Valencia hay demasiado silencio comprado. Por ello, de todo el imaginario me quedó con esta imagen de campaña donde Rita recibe el anticipo del varapalo que le va a caer. Tremenda expresión la de la vendedora mientras a Rita le falta el aire, en un rincón del ring popular que días después la derribaría en el asalto electoral.

11165328_896479863747680_6572451157718183068_n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *