Violencia burguesa contra Colau, carta a sus escrachadores…

La violencia verbal desatada contra Ada Colau se traduce en un constante bombardeo mediático en Barcelona y en especial en todos los medios de la Corporació Catalana de Radiotelevisió y como no del subvencionado grupo Godó de La Vanguardia. Basta cualquier gesto de Ada Colau para machacarla, condenarla y tratarla de okupa majara. Es interesante, lo único que están consiguiendo es que todos quienes les votamos estemos alerta por si hay que salir en defensa de Ada. No es nuestro idolo, el mío ya murió, pero representa una forma de hacer las cosas interesante para la ciudad.

ada-colau-gigante-pp-stop-desahuciosPero claro, cuando tú has vivido 30 años de pujolismo y un montón de gobiernos centrales derechistas, sindicatos y concejales corruptos de izquierdas te sientes el derechista más racional del mundo. El desprestigio de las manifestaciones, la dudosa eficacia de las huelgas, que embarran la ciudad y cortan las maratones, y como no el ejemplo de la miseria de los países del Este y de la propia URRSS; pues según como te contaran los cuentos junto al fuego tus abuelos derechistas te parecerá que cualquier forma de lucha es el diablo.

Esa manía irredenta de los pobres de agruparse, discutirse en asambleas y mostrarse lo que ellos llaman solidarios era tediosa. Hasta que de repente tus candidatos de corbata y corrupción que aman el país de la “butxaca” se ven desplazados por una candidata que encarna los principios que siempre has rechazado: asambleísmo, anarquismo, libertad, desobediencia civil, representatividad y una intachable carrera de servicio en favor de los más desfavorecidos. Lo siento: os toca compartir, escuchar, pensar que el mundo no se acaba en el Palau de la Música y saber que somos más en la ciudad que tú y que la apoyamos. Hemos asistido al espectáculo de Jordi Hereu (PSC) y Trías (CiU), ahora nos toca a otros, ahora es posible otra ciudad y sobretodo otra forma de tratar a las personas. La ciudad de las personas y no la de la beneficencia y el mendrugo de democracia para los pobres. Os pido que opinéis lo que queráis, pero últimamente me recordáis a una pandilla de esposas, de esas pijas venezolanas forradas de catolicismo y golpismo, que tienen el marido en la cárcel por llamar a los militares a golpear. Y todavía no hemos llegado a eso, pero viendoos lo parece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *