¿Se acuerdan? … se llamaba Europa.

 Concretamente un día de diciembre de 1986, instalado en mi hotelito preferido de Clichy, a la espera de asaltar el Louvre y la salida del París Dakar abro las páginas de Liberation esperando me ataque la siesta y me despereza el titular: “¿Cómo puede entrar en el mercado común europeo un país donde se come a las dos y se hace siesta?”.No hace falta que les aclare de quién hablaban. Han pasado casi treinta años y desde entonces ha llovido tanto. Aquel proyecto de unificación avanzó no sin grandes lentitudes y cambios complejos en los paises firmantes. Pero había una idea latente de redistribución de recursos, de parlamento común, de ayuda a regiones en riesgo, amplitud de miras en estudios e investigaciones. Pero la crisis provocada ha acabado con todo, miramos a Europa y sus directivas con la cara del que ve venir el lobo. En Europa la pobreza y la esclavitud salarial se ha ampliado y extendido, el caso de Grecia no va a ser único. Esperen ustedes las medidas de la comisión europea y el FMI para cuando pasen las elecciones españolas, son voraces, insaciables, por esto Grecia merece el derecho al apoyo de todos cuantos estamos contra el terrorismo financiero.

El-ministro-de-Finanzas-griego_54432617902_51351706917_600_226La Europa de hoy realmente es un adefesio filosófico-geográfico donde la política no sirve más que para dilatar el tiempo de espera que necesitan los poderes económicos para imponer. Hoy Europa, sus habitantes y sus clases menos beneficiadas, son rehenes de un campo de “concertación” en el cual Angela Merkel es la cabeza visible de muchos intereses nada ocultos y harto evidentes. Hay una descarada concertación de poderes para ganar “lo previsto”, dan igual las consecuencias sociales y muchísimo menos las económicas. Miren como se está tratando a Grecia: se ponen en cuestióin todos sus derechos políticos y ciudadanos, solo se entiende por política acatar las duras órdenes de la troika. Se niegan todos los derechos de los griegos a su propia autonomia política y se usan todos los medios al alcance para presionar el voto de su referéndum, palabra maldita en Europa desde el inicio del proceso de independencia catalana. Ahora solo hay un objetivo: que caiga Tsipras antes de 15 días. Merkel y los suyos promueven una alianza ultraderecha socialistas (PASOK), o sea: los de siempre y que llevaron la deuda adonde está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *