Mirar Iberia: Muxía, templo a medias.

logocorrectSabiendo que sus rocas y sus gentes estaban ahí lo que más nos curioseaba era volver a ver la iglesia imponente de Muxía después de su destructivo incendio. La apariencia exterior es de normalidad y restauración. Sorprende ver alguna ventana excesiva y la colocación de unas puertas de madera noble en completo desacuerdo con la antiguedad del conjunto. Nos comentan que en el interior, que se ve algo desarbolado, las paredes rezuman humedad dado que tras el incendio estuvieron muchos días sin protección.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El santuario de Muxía inicia una nueva etapa y esperamos que los desaguisados arquitectónicos cesen. La lucha entre obispado y ayuntamiento para ver como acababa el cargo mayor de la factura no sabemos como habrá acabado. Pero estamos del lado de Félix Porto, el audaz y eficaz alcalde socialista de este pueblo que recordemos fue zona cero con el Prestige y que tal vez sea el de la costa que cambió más profundamente desde esos negros meses.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por lo demás visiten el santuario de Muxía, su situación es privilegiada con la ría de Camariñas a la derecha, el cabo Villano y la Punta da Buitra asomando hacia el sur en dirección Finisterre. La disposición de las rocas permite acercarse sin mucho peligro a la “maquinaria” del oleaje costero, impresionante simplemente en un día calmo, la mezcla de escollos, corrientes y viento te dan una idea de como de terrible puede ser ir vendido hacia la costa en un día de brumas y temporal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *