Mirar Iberia: Puertos y gentes.

Los pueblos de la Costa da Morte abren sus brazos escarpados al Atlántico. Del mar vinieron muchas cosas, no todas buenas, pero durante siglos la orografia aisló a sus moradores a lo cual surge la siguiente pregunta: ¿Por qué habitaron esos difíciles e inhóspitos confines?. Las dominaciones medievales impulsaron a los primeros pobladores de nucléos como hoy son Camariñas o Muxía y más modestamente Camelle o Santa Mariña. En esos territorios la navegación no existió como actividad vital hasta mucho después. En los siglos de la Edad Moderna aparecieron las primeras y modestas actividades pesqueras. El XVIII y el XIX la pesca estalla por medio de los vascones que descubren que en la zona de la Costa da Morte es de paso de cetáceos. A los grandes animales les pasa lo mismo que a los barcos, la costa atrae, la corriente profunda del Atlántico mezclada con los temporales y vientos de noroeste ponen al alcance de los balleneros sus preciadas presas. Hasta los años 60 Masso mantuvo abierta la fábrica de procesamiento y despiece de cetáceos en Caneliñas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El puerto hoy es también júbilo, puerta de salida y de entrada de pesqueros de casco de acero y eslora larga así como de arrastreros. En esa actividad que suele darse por la tarde se cruzan con los naseiros locales que salen al pulpo y a centollo o cualquiera de sus parientes. La tarde nos permite otear tripulaciones desde la escollera y les damos cumplidos saludos mientras los detenemos en la retina electrónica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *