Diario de La Graciosa 2014: Volveremos pronto.

farionesCuando la proa del Graciosero, en una mañana cerrada y de Atlántico movida encara la bocana de Orzola significa que se rompió el sortilegio de la paz, la magia del cuerpo flotante y la pericia del alma para costear entre deseos lúdicos de toda índole. Ya lo sabíamos, pero nunca podemos dejar de girarnos a estribor para, pasada la Punta Fariones, despedir a la isla con un beso y un interno: “Volveremos”.

orzolaDejamos atrás nuestra isla preferida y encaramos el otoño volviendo a esos lugares donde la gente va de prisa, tanto apuro hacia ningún lugar, y volvemos a ver homeless, guiris a mansalva y toda suerte de tipos y personajes del catálogo Valleinclanesco; decididamente pisamos la ciudad de los prodigios. Atrás queda esa maravillosa rutina de no hacer nada, solo aquello que sea imprescindible al continuar viviendo en el marco de lo que se quiere. Nuestra alma salta la distancia y pisar La Graciosa es como volver a uno de los patios de nuestras casas. Cons sus ropajes de paisaje, su belleza descarnada y aún tan natural, con su imprescindible y roncador Atlántico que en cuanto se pone el sol nos humedece sacándonos de la terraza donde apacibles viajamos, sí porque desde nuestra terraza viajamos leyendo, lejos, muy lejos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dejamos atrás nuestra improvisada redacción en el comedor, nuestro “despacho” de la hamburguesería Los Mateos, ese lugar culé y entrañable, donde se puede considerar que sea la alcaldía, al Veril lo vemos algo bajo de tono social, aunque su terraza es un lugar de cortado y lectura o charla a media tarde. Que les diré de las chicas de la ferretería: eso es un cursillo de Marketing social y de trato entrañable que el paso de los años ha ido cimentando. El calor y sabor del horno, en realidad potente pastelería, las tiendas escasas y cálidas de colas interminables porque el ritmo calmo y la conversación preceden a la prisa. Y a parte de saborear paisajes y de volver a tantos sitios queridos nos vamos con el sabor de la buena gente graciosera y los amigos entrañables que aquí hemos ido perfilando. Pronto volveremos a reencontrarnos si los dioses son magnánimos, pero llevamos un desierto de arena, la mirada de los alcaravanes, los líquenes de las calderas y nuestra pequeña Florencia de Alegranza. El libro que nos regaló Alexis y las tertulias con Katy. Ha sido hermoso, potente y amistoso.

Diario de La Graciosa 2014: El norte y la furia, un recuerdo para Emily Dickinson.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEsta ha sido nuestra última expedición larga del verano. Unos 18 Km de arena no están mal y menos el día en que el alisio no deja playear. Pero créanme que todo es belleza rara y sorprendente. No les puedo describir el mal del erial, el mal que recorre las venas del caminante graciosero. La pronta visión del paisaje y del día no invita precisamente a salir. Pero hay algo superior que te lleva: la soledad inmensa, el ruido del aire cuando lo haya y el crujido de tus pies que se hunden en las arenas unas veces y otras en las gredas volcánicas que vas pisando.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAY de repente se te cruza un conejo que estaba dormido junto a unas tabaibas y de repente, el el lugar más impensado, se te aparecen auténticos ejemplos de resiliencia en el secano: conjuntos vegetales esplendorosos que se rodean de pinchos y se protegen como si juntándose acumular las aguas necesarias para mantener su dura vida en medio del páramo vigilado por las calderas de los volcanes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERACuando llegas a la costa norte y divisas el archipiélago la belleza te pega un tortazo que te despierta. El mar bulle en distintos hervideros y estalla en la zona de los arcos. Hoy es día duro, encontrar junto a la costa quince gaviotas amontonadas te da la idea de que el horno no está para bollos. pero no es cierto, delante nuestro a unos 300 metros mar adentros los vuelos curvilíneos y en picado a rasante dela ola anuncian que han llegado las pardelas cenicientas y comienzan su espectáculo acrobático. Continuament la cámara, las gafas, se te llenan de humedad y agua que trae el viento. Pero te sientes como un poeta romántico que sale de Viena o Londres por primera vez y contempla el mar agitado. Mi amada y yo nos miramos, venimos de una complicidad forjada, también, con las aguas. Es entonces cuando entiendes a la maravillosa Emily Dickinson cuando sobre el mar escribía:

Poema 520

Me fui temprano -me llevé a mi perro-
a visitar el mar.
Las sirenas del sótano
salían a mirarme
y, en el piso de arriba, las fragatas
extendían manos de cáñamo,
creyéndome una rata
encallada en la arena.

No huí, con todo. Hasta que el flujo
me llegó a los zapatos
y al delantal y al cinturón
y enseguida al corpiño,
tal como si intentara devorarme
como a una gota de rocío
en una flor de diente-de-león.
Entonces salí huyendo.

Él me siguió. Venía detrás, cerca.
Sentía su tacón de plata
en mi tobillo y mis zapatos
rebosaron de perlas.

Los dos llegamos hasta el pueblo firme.
No parecía conocer a nadie.
me miró con dureza
y se fue, haciéndome una venia.

Emily Dickinson

(Versión de José Manuel Arango)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Diario de La Graciosa 2014: Álbum de Montaña Clara.

mclara2Volviendo de Alegranza navegamos por la cara noroeste del islote de Montaña Clara, otro impresionante cono que emerge con restos que denotan su pasada actividad. Quedan al descubierto sus chimeneas y sus coladas petrificadas, cae la tarde lentamente. El islote tiene 2,7 km² y en el cono más alto: La Mariana mide 256 m. Nunca ha estado habitada, pertenece a los islotes del archipiélago Chinijo al norte de Lanzarote, entre La Graciosa y Alegranza. Es un punto de gran riqueza ornitológica, pero mejor lo vean en nuestras fotos que acompañan al post y en el álbum que les sugerimos.

Visita el álbum de Montaña Clara

 

Diario de La Graciosa 2014: “La isla de Alegranza” un libro de Agustín Pallarés

faroaleg

La declaración inicial del autor: “ En un lugar de Canarias, de cuyo nombre no puedo olvidarme, tiempo ha viví los más felices años de mi vida: Alegranza. Esta isla ha tenido para mí un significado muy especial. En ella he sido, efectivamente, muy feliz, primero de niño con mis padres y hermanos (mi padre era profesional de faros) y luego, ya de mayor, con mi mujer y mis hijos, ejerciendo la misma profesión…”

Pese a ello no se trata de un libro autobiográfico Pallarés concentra toda su tarea investigatória en describir la isla concienzudamente a partir de sus vivencias y sobretodo, posteriormente, del estudio riguroso y documentación de su toponimia. Las pinceladas personales no son en el texto nunca casuales y siempre se usan para dar pie a informaciones que completan la labor documental.

llibreAl margen de la toponimia hay un trabajo profundo de reseñar la historia de la isla a partir de las documentaciones oficiales y comunicaciones escritas entre los fareros y sus superiores de Las Palmas que nos delatan, ya en el siglo XIX el añadido de aislamiento a las dificultades de comunicaciones propias de la época. El apartado de fauna de la isla es especialmente rico y anecdótico. Los sucesivos dueños, que en sus tiempos fue una explotación agrícola de cultivos diversos, solían teer en ella a un mayoral que junto a otras familias se hacia cargo de las duras tareas.

Alegranza con su impresionante caldera volcánica, una de las más grandes de Canarias, es un reducto de belleza variada y riqueza ornitológica y geológica hoy amenazado por las excursiones turísticas. Al formar parte de un parque natural chocan los intereses de los dueños con los turísticos y los que deberían ser prioritarios: los de conservación natural. Desde hace largos años ADENA WWF de Lanzarote despliega una positiva actividad de limpieza de residuos marinos que varan en la isla, de los cuales dimos testimonio el año anterior formando parte de una de sus expediciones de voluntariado.

verilSí conocen Alegranza disfrutarán por la amenidad del trabajo de Pallarés y si no la conocen les recomiendo igualmente este documento humano y científico que es un verdadero rastro entrañable del duro trabajo de los fareros en la última isla al norte de la zona centro oriental del Atlántico.

Puedes visitarla aquí

Diario de La Graciosa 2014: Agustín Pallarés y su obra investigatoria

Un amigo y luchador conservacionista del archipiélago Chinijo nos hace llegar un tesoro escrito. El libro “La isla de Alegranza” de Agustín Pallarés es una auténtica joya para quienes aman este archipiélago. Concretamente su autor vivió muchos años en la isla de Alegranza. En primer lugar porque su padre, torrero del faro, fue destinado alli acabada la guerra después de salir del campo de concentración y porque en una segunda etapa de su vida se hizo técnico de señales marítimas y volvió a la isla que le vió crecer como torrero.

Aún cuando ese destino, para el padre de Agustín, parecía una castigo era un bálsamo para un hombre perseguido por los franquistas y al que un superior suyo, conocedor de su profesionalidad y bonhomía, lo mandó allí para mantenerlo al margen de las purgas desatadas en las islas. Pero los Pallarés llevaron consigo una gran biblioteca a ese faro remoto. Enciclopedias, novelas, cuentos y libros de grabados. Hablamos de los años cuarenta en el fin del mundo o en mitad del océano.

alegmorroAllá, entre los veriles, las caletas y los charcos de las mareas crecieron Agustín y sus hermanos amando la naturaleza bella, brutal y salvaje de la isla. El joven Pallarés era un curioso   instintivo que se afanaba en aprender de todo cuanto veía y vivía. Mejor que nadie él lo explica en su libro. En esta redacción hacía tiempo que le seguíamos la pista a Agustín Pallarés que ha desarrollado una inmensa labor de estudio de la toponímia lanzaroteña y canaria en general.

En 2011 hallamos en internet un estudio sobre la toponimia de la Isla de Alegranza y nos pareció un memorable recorrido histórico por nuestra querido espacio. De su lectura se desprenden no solamente estudios toponímicos y geográficos sino también referencias históricas muy valiosas. Que el autor haya recogido en cincuenta años más de 150 entradas sobre los nombres de lugares, caletas, puntas, ensenadas, cuevas, roques y demás accidentes geográficos nos da una idea de las sucesivas huellas humanas en la isla de Alegranza a lo largo de los siglos, de como nombres y voces remiten a hechos o a leyendas. En el siguiente post trazaremos las líneas de interés del libro, hoy queríamos presentarles a su autor.

punta

Diario de La Graciosa 2014: Alegranza, nuestro mal de Florencia.

calderaalegPor su nombre que llama a la alegría, nombre de origen italiano, nombre de embarcación y saludo entre pescadores italianos en otros tiempos. Volver a Alegranza es un reto con la belleza, entiéndanme, me estoy refiriendo a la belleza natural. Lo insólito, por sí mismo, te deja siempre descuajeringado de placer.Por eso retrasamos siempre la visita al psiquiatra, a parte de que ya no quedan (somos freudianos), no queremos curaciones que nos sustraigan el alma.

Y es que somos de gustos sencillos: texturas, erosiones, veriles, arenas rojizas; eso es lo que no place. Esperar la puesta y ver como esa roca grisácea se convierte en verde, roja o aparece un azul insospechado. Con su caldera de más de 1 km de diámetro y sus 300 metros de altura, el volcán: padre y madre de la isla, cobija la segunda reserva mundial de halcones de Eleonora. Les adjuntamos una web aqui debajo, pero no esperen ver fotazas, simplemente somos notarios visuales que dan fe de los colores y los materiales que hace 30.000.000 de años dieron origen a la isla y que como mal de Florencia nos pasman siempre que volvemos.

ÁLBUM DE LA VISITA A ALEGRANZA 2014

OLYMPUS DIGITAL CAMERAfotos: OusFerrats/Bekaa/Olympus

Creemos en la magia de Alfanhuí y los alcaravanes.

imagePara nosotros fue una tarde mágica e inhabitual. Tras unos cerros nos observaban dos alcaravanes, no solían hacer lo que en ellos es costumbre… huír, no, estos se nos quedaron plantados un buen rato con sus colores maravillosos y sus ojos de cristal inmensos. Alfanhuí, es el nombre de ese libro maravilloso de Rafael Sánchez Ferlosio, Alfanhuí es un recorrido mágico e iniciático de ese autor que nos gusta tanto y que siempre reniega de sus novelas incluído ese sensacional fresco de posguerra que es “El Jarama”. Y siempre afirma que de su obra que no es ensayo solo conserva un amigo que se llama Alfanhuí. En el segundo capítulo del libro el maestro taxidermista acaba de acoger al niño protagonista en su casa se le queda mirando y le dice: ” Te llamarás Alfanhuí que es el nombre con el que se llaman los alcaravanes los unos a los otros”. Y emprendimos luego el regreso de nuestro peregrinar entre volcanes sonrientes en nuestra alma porque sabemos que nada es casual y que la magia de Alfanhuí habita en nosotros. Gracias por la señal.

 

Diario de La Graciosa 2014: Alegría, fiesta y devoción.

OLYMPUS DIGITAL CAMERANos pasa como a Ismael, siempre hay algo que nos lleva hacia el mar. En esos recorridos vitales hemos orillado distintas procesiones del Carmen por muchos lugares de Iberia. Pero podemos afirmar que como la de La Graciosa ninguna, porque aunque sea fiesta religiosa, pagana y popular conviven perfectamente las tres esencias, pero una domina claramente en esta isla: alegría.

Alegría de compartir ,de acoger, de mostrar en ese paseo largo por el brazo de mar que nos separa de la isla mayor. Usted puede subir al barco que quiera, sin distinción y allá se comparten bebidas, canciones, alegrías, bromas y chistes. Cuando el recorrido llega a la Montaña Amarilla suele emularse una antigua costumbre al margen de todas las leyes marítimas. Se destata una carrera hacia el puero de la Caleta de Sebo en la que la desigualdad de esloras y motores es lo de menos, reina el buen humor por doquier. Este año nos embarcamos en uno de los ferrys Romero y el capitan Pequeño nos hizo disfrutar junto al Maño, un tenor impresionante.

Álbum de la fiesta clicando aquí

Diario de La Graciosa 2014: Gigantes en lucha.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAY en noble lid en el terrero municipal de La Graciosa, en esa especie de coso arenero, repleto siempre de público entusiasta y seguidor de las evoluciones de los gigantes lanzaroteños. Lucha dura, fuerte y noble con un reglamento observante de cuya aplicación no siempre se muestra satisfecho el aficionado. El público sigue silencioso los combates, sólo se oye algún grito recriminatorio al árbitro y una mesa de jueces controla el combate. Cuando un luchador logra tres plenos recorre el coso y los aficionados suelen darle monedas agradecidos por su actuación. Al fina se sortea un jamón y seguimos de fiesta. Impresionante luchadores.

visita nuestra galería

OLYMPUS DIGITAL CAMERAfotos Bekaa/OusFerrats/Olympus

Olympostal: Deliciosa morgue.

morgue1Pareciendo un oximorón o simplemente una contradicción al uso les confieso que llevo años pateando lonjas y demás santuarios, una especie de guía Michelín de los mejores tanatorios atlánticos y mediterráneos. Nada me complace tanto, ni me impresiona menos que la vista de esos seres rígidos y coloristas que conservan viváceos sus ojos para sorprender acusadoramente a la vista del comprador o subastero de turno.

morgue3Es una admiración rotunda e impresionante, es el secreto del mar que revela sus bellezas tantas veces incógnitas debajo del manto de las olas. En la Cooperativa de pescadores de La Graciosa tenemos a diario un espectáculo que luego se vera completado en el último y más preciado servicio a la humanidad de tan bellos ejemplares: la mesa.

morgue2Olympus EM10/12-40 f. 2,8/

Diario de La Graciosa 2014: Otra vez el Edén…

Todo sigue en su sitio y todo parece absolutamente cambiante. La Graciosa sigue amarrada donde estaba y el puerto y la Caleta del Sebo nos reciben con su abrazo de nubes, aire y luces cambiantes, estamos en ella. Desde nuestra concejalía de observantes de naturalezas humanas y ecológicas nos disponemos a abrir temporada veraniega. Sabemos lo que nos aguarda, la costumbre se hace rutina y la rutina crea costumbre; pero uno de los motivos por los que siempre seguimos volviendo es simplemente su tedio, su “aburrimiento” en forma de abandono. Un abandono constante de horas que caen detrás de otras, sin que te ocupen y sin que te preocupen.

diari1La redacción dels Ous ya está instalada un año más. Les escribo desde la hamburguesería Los Mateos, nuestra oficina de conexión, al fondo suena la tele con los 40 principales y un joven Antonio Vega entona un “Se dejaba llevar por ti”. Eso ya resume lo que les quería hacer explicito. Quedan días por delante, compartiremos cosas, analizaremos, viviremos lo que toque.Oír el sonsonete del habla isleña, dejar que nuestro cerebro se acostumbre a las palabras con vocales pisadas y a las dulces, siempre dulces entonaciones, de sus gentes que en definitiva son como las de todas partes pero con el tamiz atlántico de por medio. Desde nuestra biblioteca ambulante de el bar El Veril contemplamos los riscos imponentes mientras leemos a Gogol. No hay duda, hemos vuelto al Edén.

diari2fotos: Bekaa/OusFerrats/Olympus

edén.

(Del hebr. ‘?den, delicia).

1. m. Paraíso terrenal, morada del primer hombre antes de su desobediencia.

2. m. Lugar muy ameno y delicioso.