Aviones de papel para volar la imaginación

Este año, el OlentxeroPapanoelcagatio se ha portado. Ha llegado hasta casi la frontera de Francia, ha escalado por una ventana poniendo en riesgo su vida introduciéndose por una chimenéa minúscula, para dejar un genial regalo, que ha hecho las delicias de Pau y Cia.

Un avión de papel, tamaño natural, al que sólo le faltaba volar un poquito más alto para ser de verdad. Seguramente  OlentxeroPapanoelcagatio se insipiró en la web http://www.paperpod.co.uk/ para fabricarlo. Si alguien quiere volar no a las nubes sino a las estrellas, también existe un modelo cohete a propulsión.

Pero si lo que queremos es hacer nuestros propios aviones de papel, siempre nos queda el Origami y la paciencia (esta última no se vende).

Ya se lo que quiero de mayor…

Cuando sea mayor (más mayor) quiero una casa en el campo para mi familia, un perro pastor alemán (pequeño deseo desde hace años) y mantener unos amigos tan auténticos a los que invitar a casa …

PD. Este fin de semana hemos visto que la tele ha dejado de tener importancia. Es más divertido un proyector conectado a un ordenador con conexión a internet. Puedes ver películas, comentarlas, ver vídeos de youtube, hacer un karaoke, jugar… e incluso, si quieres, ver los canales de televisión.

PD2. Gracias, Tona por el finde.

Pequeños placeres vitales. El barbero.

Aprovechando que estamos de vacaciones en Sant Feliu de Guíxols he realizado uno de los pocos rituales que conservo. Cada dos años voy al barbero y me he afeito completamente la barba, de manera que durante unos días recuerdo el porqué llevaba barba al mismo tiempo que me sirve para reencontrarme con mi pasado y saludar al yo del espejo. El ritual lo realizo en Agosto y en vacaciones, para evitar en lo máximo posible (fotos aparte), los comentarios jocosos y risas de amigos y conocidos.

El portalet

Habitualmente me recorto y arreglo la barba yo mismo y como ya son muchos años los que llevo barba, he conseguido un grado de destreza más que aceptable (después de muchos destrozos). Pero siempre encuentro placer en ir al barbero:
Continúa leyendo Pequeños placeres vitales. El barbero.