Nota del editor

Este blog no se hace responsable de las opiniones de los autores de los post ni de los comentarios de las personas que los visitan.

Si hay algún contenido o comentario que pueda resultarte ofensivo, envíanos un mail con la justificación y lo evaluaremos.

OusEntintats (3) Salivando con las palabras: Álvaro Cunqueiro.

snyders1.jpg

A veces somos así de viles con la lengua, hay libros de gastronomía y libros de comida. Viene al caso delante de la ceremonia que se avecina en la que saltarán los primeros espadas mediáticos al ruedo de la payasada de la Fiesta del Libro. No se pierdan del ilustrado Jean Anthelme Brillat-Savarin «Fisiologia del gusto». Para històricos «El llibre del Sent Sovi» y de Rupert de Nola «Lo llibre del coch».
Pero aqui hablamos de placer y no de cuisines de novela. Hay una literatura que nos lleva a la comida con deleite y que arranca del paisaje y del lugar, de la naturaleza misma que concibe al alimento puro. Sabe a letras y a salivación, con más mérito, pues no se apoya en la imagen. Tenemos algunos preferidos en nuestro ranking humilde y empezaremos por un gran autor al que algun día debemos rendir honores globales a su obra: àlvaro Cunqueiro.

El gran escritor gallego multifacético publicó-entre 1954 y 1963- articulos en una osada revista Vida Gallega. El libro se titula «Viajes y yantares por Galicia» y lo edita y compila Alvarellos. Es un mosaico imperdonable de no ser visitado, un pozo de sabiduría popular gallega. Sus temas van acompañados de descripciones paisajísticas y geográficas sencillas, breves y suficientes para hacernos agua los ojos y la boca. El cerdo, la caza, las setas, las morcillas, el cocido . . .desfilan ante nosotros suaves y casi frugales porque el empacho es de escritura y glosa de la tierra y sus frutos. Se trata de Galicia, cosa seria , hablando de paisajes y comidas. Va de Cunqueiro, un alquimista comprometido en los alambiques de todos los géneros literarios. Lean una muestra…en otro de sus libros, y si quieren en gallego…

melendez_02.jpg

En la cocina cuelgan los tocinos, los jamones, los lacones, la cachucha, las orejas, las pezuñas, los dientes, los rabos. Está un hombre comiendo una taza de caldo por la noche, o unas papas, y le echa una mirada a toda aquella cosecha, más hermosa que los jardines colgantes de Babilonia, y a lo mejor le apetece un torrezno, y los mejores torreznos son por lo delgado del tocino, con sus hebras, o a lo mejor no le apetece, pero es igual: el ánimo descansa un poco en aquella abundancia, que es el compango de los días que vendrán, y para muchas casas labriegas no es tal abundancia, sino la escasa carne cotidiana que ablanda unas berzas o unos grelos, y que con unas patatas y unas tazas de leche hace almuerzos y cenas. Los torreznos más sabrosos son los hechos en las brasas, ni muy gruesos ni muy delgados, que los primeros salen sin tueste y los segundos se queman. Un buen torrezno debe llevar piel. Entre dos rebanadas de pan se aprieta el torrezno, que las moja, y…

Álvaro Cunqueiro, Cocina gallega, Madrid: editorial Everest, 1982, p. 16-7.

Na cociña colgan…

Na cociña colgan os touciños, os xamóns, os lacóns, a cachucha, as orellas, o dente, o rabo. Está un home comendo unhas papas pola noite, ou tomando un caldo, e bótalle unha ollada a toda aquela colleita, e ao millor apetécelle un torrezno, e os millores torreznos son polo delgado i enfrebado, ou ao millor non, pro o ánimo descansa un pouco naquela abundancia, que é o compango de días que virán, e que pra moitos casáis labregos non é tal abundancia, senón a escasa carne cotián que amolece as berzas ou cimóns, as nabizas no seu tempo, e que cunhas patacas e unhas cuncas de leite fai almozos e ceas. Os torreznos máis sabrosos son os feitos nas brasas, non moi gordos, pro tampouco moi delgados, que entón tórranse e non teñen gracia. Un bó torrezno debe levare da pel e da parte na que traballóu o sal, que sempre fica algunha. Entre pan, apértase o torrezno, y…

Álvaro Cunqueiro, A cociña galega, Vigo: editorial Galaxia, 1973, p. 20-1.

2 respuestas a “OusEntintats (3) Salivando con las palabras: Álvaro Cunqueiro.”

  1. […] seguir las respuestas a esta entrada, mediante el feed: RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tuweb. […]

  2. […] hábilmente, dan una dimensión alucinante del escritor de Mondoñedo, que saben ustedes es aquí objeto de culto, más bien debemos reconocer que de idolatría. Al margen de forofismos privados el […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.