La vida misma

Se m’arruga la salsitxa . . . de Frankfurt.

Habitante de la Catalunya amontillada, votante que huye al bosque, circunspecto inquilino de la casa común del catalanismo, transeúnte zappinguero de TV3, vecino agotado de la Barcelona turística . . . Disgústame decirles en catalán que «la salsitxa se m’arruga».

Con este mensaje quiero dirigirme a todas las personas que se encuentran en una problemática parecida a la mía. Ha sido esta mañana, estaba contento y acababa de dejar mi ejemplar del diario Avui sobre el escritorio, sentía una erección dominical ociosa llena de descanso y cultura. Pongo el televior y flashhxxx: era la enésima vez que veia a los cómicos catalanes actuando en Frankfurt. Empecé a gritar «Ja n’hi ha prou!», però la Terribas y su corresponsal seguían, en diferido, alabando y autobombando tanto fasto catalán en tierra de salsicha.

Me pregunto tantas cosas viendo la salchicha arrugada! Pido a las autoridades una Viagra cultural que realmente dinamice las letras y las artes de Catalunya. Nada que objetar de la obra de los creadores en catalán, allá cada uno. La industria editorial catalana es más o menos vigorosa. El repertorio está arrugado y cuesta que aparezcan obras de peso literario. Muchos viven esperando la gran novela de Quim Monzó o la prepóstuma de Carme Riera. Y solo pido si sería posible saber cuanto nos ha costado la feria de la salchicha y no nos den las cuentas en papel arrugado.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.