El Lalla Tibibt nunca se posa en Bagdad

Las pocas veces en que he pisado el mundo árabe me ha sorprendido la casi veneración, el cuidado y el valor que tienen en su vida cotidiana los pájaros. Kasbas ruidosas, mercados inacabables y siempre la omnipresencia de los vendedores de pájarillos. Palomas y gorrioncillos, tordos e incluso estorninos, cada especie con su papel. especialmente el alimentario. Recuerdo la medieval escena de dos vendedores en la medina de Sousse, retorciendo discretamente el cuello de los pajarillos para embolsarlos en un papel parduzco, eran pajarillos para comer. El intercambio de palomas, apreciadas por su línea, colores o plumajes como objeto decorativo en Túnez, donde cada casa tiene una jaula abierta para dejar entrar al pájaro de la suerte.

El que con su canto traerá armonia a la casa donde decida habitar. Para ello es necesario enjaezar profusamente la jaula, embellecerla, para al atardecer atraer al pájaro dudoso harto de deambular por un dia de luz y aires de arena.Junto a la Universidad de Estambul, cercana al gran bazar las vendedoras kurdas de comida para pájaros sonrien e invitan al transeunte a comprar alimento para las palomas que revolotean en las cúpulas de la mezquita cercana al gran bazar, no importa que sea diciembre y que la humedad cale duro. Al otro lado del Bósforo, en Ortakoy, hay un pequeño muelle de barcas donde los propios barqueros te ofrecen comida para gaviotas y para palomas.
El mítico Lalla Tibibt pájaro portador del sortilegio de la paz para el espíritu y que reside en los jardines y oasis del mítico, no menos, hotel la Mamounia de Marrakech. Fue ahi, desayunando al amanecer, cuando Alfred Hitchcock ideó el esquema del guión de “Los pájaros”. Míticos pájaros de Bangkok descritos por Manolo Vazquez Montalbán, profético en su cita con la muerte, en plena zona de tránsito de su aeropuerto tailandés.

sin-titulo.jpg
En la literatura solemos encontrar profusas referencias a los pájaros, reflexiones sobre cuanto y qué habrán visto. Se añade la reflexión de Rafael Sanchez Ferlosio sobre los cuervos de España. “¿Cuanto habrán visto, atentos en los alambres eléctricos, escuchando conversaciones al calor del tiro de las chimeneas, presidiendo paseos de atardeceres, apostados en los muros de los cementerios”. Hoy, viernes 1 de febrero de 2008 dos atentados en mercados de pájaros de Bagdad han acabado con la vida de 65 personas y han dejado una secuela de 149 heridos y han acabado con miles de pájaros. Definitivamente el Lalla Tibibt de la suerte hace tiempo que ha dejado de posarse en las palmeras de Bagdad.

Un comentario en «El Lalla Tibibt nunca se posa en Bagdad»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.