La vida misma

Madrix: El metro, una cloaca elegante.

El hombre profirió un grito desgarrador para la tranquilidad de los pasajeros: «Voy a matar a todos los ricos de este vagón», mientras blandía una pistola de fogueo. El metro, ese agujero pestilente lleno de plasticos blanquecinos, no es más que la cloaca máxima, el nombre de la que cruzaba Roma de parte a parte llevando aguas oscuras, sangre de leones y gladiadores, almas de cristianos, rizos púbicos de Fabiola y Mesalina, restos de juergas de marco Antonio, esputos de Nerón o reumas de Esopo. Una ciudad bajo tierra, el escenario de la ciencia ficción, el refugio de los enemigos de Superman, el amparo ante los bombardeos nazis o franquistas. El metro de San Petesburgo, agujero de bolcheviques y ratonera de mencheviques.
El metro de Londres donde hace poco se tiroteo a un joven brasileño, tal vez porque hacían falta «resultados», se le cosió hasta morir pero luego fue un error, ya andan por la calle los asesinos, eso sí: con gorra y galones. Y Madrid se suma a las largas historias que se desarrollan en la infraurbe, ya no se sabe si Matrix es una estación que se inaugurará a golpe de beso Aguirreico o Gallardoniano. El hombre no debía andar muy cuerdo por sus improntas, los ricos también lloran, pero no suelen ir en Metro. También podemos pensar que para él, de donde venía, de esa Africa expoliada, de la aldea donde el dolor se mastica con polvo y el hambre pasa su cedazo, ir en metro es de ricos. Los «ricos» como paradigma de lo que le han birlado. Decididamente me quedo con la Viena de los 40, con el sombrero bajo, la chica de la pensión, la noria del parque del Prater, el traficante de penicilinas y la sombras que perseguían a Orson Welles en «El Tercer Hombre». Sueño con la pesadilla de una cloaca que me permite entrar gratis en el metro de Madrid sin piquetes ni aceite por el suelo. Perdone señorita: ¿La próxima es Madrix? y Alida Valli me dice que sí.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.