La vida misma

El canon del ateroma

¿ Quién dijo que todo eran noticias negativas ? La crisis propicia alguna noticia buena si por tal entendemos que una o dos o cualquier empresa aumente sus beneficios. Vivimos en capitalismo: alegraos hermanos. Que una empresa gane quiere decir, traducido a lenguaje de mercado «que todos ganamos»; hay empleo, hay salario, corre el dinero, hay consumo.

Es el caso de la multinacional Mc Donald’s que ha incrementado un 80% el valor de sus acciones en 2008, sus cuentas reflejan un 66% de beneficios aumentados respecto al año anterior. Y esto no ha hecho más que empezar: menudo 2009 les espera al cierre del año. Lo que más me sorprende es que nadie se ha parado a analizar las consecuencias de todo esto a nivel social. El aumento de este tipo de alimentación va a generar un coste económico y social impresionante. Más enfermedades cardiovasculares, una población aún más obesa y, lo que es peor, una modificación profunda de los ya no muy ortodoxos hábitos alimentarios, precisamente lo que más cuesta de tratar y no se soluciona con pastillas.

Que hermoso panorama global, cada vez más nuestras cifras se acercarán a las de los EEUU, la obesidad empieza antes y ya estamos haciendo campañas para que se conozca la judía verde en las escuelas y nadie crea que es un oruga sin ojos. Ante ello cabe preguntarse cómo ningún gobernante impone un canon a las empresas cuyos productos son, potencialmente, responsables del aumento de grasas en el organismo y  ¿Cómo nadie se ha planteado imponerles un canon aterómico en proporción a la concentración de las mismas y que son las responsables principales de la obstrucción arterial que acabará aumentando el gasto sanitario ?

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.