La vida misma

El último viaje del PSOE hacia la oposición.

Si lo tuvieramos que ficcionar, como haremos, sería más sencillo que en la realidad. Hace unas semanas alguién empujó a Zapatero a un cuarto oscuro en el que le cayeron encima los palmeros de Felipe y el sector capirote del PSOE (aquellos que formaron parte del poder hace años), le demostraron con papeles que le quedaban tres telediarios. Un gobierno contra las cuerdas, una oposición creciente y crecida con éxitos contundentes como Galicia y el Euskadi. La hipoteca pública de Zapatero se hunde y no hay quien la rescate. Por eso ha tenido que admitir que le tracen un plan: reventar financiación, provocar anticipadas en Cataluña, no dejar al PSC jugar al multipartito . . . CIU gana de calle las elecciones y si le va justo pacta con ERC. O sea: Montilla pierde. Tiene sentido perder el fuerte apoyo de Cataluña al PSC ? Sí cuando el objetivo es propiciar en Madrid un mantenimiento más o menos estable del gobierno central a la espera de repuntes mejores y consolidar un gobierno estable con el apoyo de CIU.

Para ejecutar la operación nada mejor que un cambio de gobierno y poner algún mastín de peso como Chaves, el mejor representante activo de los viejos del PSOE. Nada puede irritar más a la grada nacionalista que sea el tipo más poco solidario del mundo autonómico, el hombre que ha sorteado gracias a Pantoja y Julián Muñoz el que la corrupción en Marbella sea una cosa folclórica y rosa, como si no hubieran responsabilidades políticas, si yo fuera Correa iría abriendo la botella de Moet Chandon. La apuesta es arriesgada pero es inteligente. Zapatero ya ha quemado todos los trailers anunciando nuevas medidas, agitar el aborto, bajarse los pantalones económicos ante la iglesia, fotos con Obama y propiciar el acceso al gobierno de elementos como Sebastián, Trinidad jimenez, Aido o Malenis, poco queda en el tintero de sus guionistas.

No tiene más remedio que ceder a la vieja guardia que tampoco viene presidida por un currículo brillante, pero tienen más años de cloaca parlamentaria. La nueva remodelación ministerial con un político tan oscuro como Pepiño Blanco no augura mucho de bueno. Zapatero llego al poder de rebote y puede saltar rebotando. Vendrán unos cuantos años de derecha, seamos felices y que se voten ellos.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.