Hamlet Zapatero, los que no vamos a votar te saludan.

La noche en que todos ganaron las elecciones europeas hubo un dato poco reseñado en números bien visibles. En Catalunya la abstención fue del 60,2 batiendo el récord que ostentaba, también Catalunya, del 59,1 cuando se planteó el refrendo del tratado de la Unión. Ese dato, de por sí, da una idea de la magnitud del batacazo y del consiguiente tortazo a los partidos. Hay un debate absurdo sobre el abstencionista, no deja de ser una pura hipocresía, en realidad lo que más les pone a los partidos es, de los electores que han votado, saber sus números y punto. Ahora se llora y se entona el canto al abstencionista, se hacen estudios, se rellenan debates absurdos y hasta se sacarán libros, pero aquí lo único que luce es “cuántas actas y cuánta pasta”.

Normalmente tantos tropezones de votantes solo abocan a un escenario: la victoria del PP está en camino, al caer. La estrategia de los populares bronca, brusca y basada en el váyase será esta vez algo más lenta, pero igual de efectiva. En este panorama en un año tanto Camps como Aguirre pueden anticipar elecciones (dos arrasantes y sonadas victorias), por no hablar de qué sucedería en Catalunya en caso de que se vuelvan a convocar elecciones en primavera de 2010 como ya se dice por pasillos. Continuará el acoso parlamentario y alguién en el PSOE debería de hacérselo mirar pues filtrar de sumario cada día durante tres meses no da para nada, como se ha visto. En realidad el diario El País ha estado haciendo de El Mundo durante meses.

Hay que recordar que a Pedro J. Ramírez no le ha salido mal siempre, pero los resultados tampoco han sido los perseguidos. Ahora hay dos temas de desgaste con los que vuelven: El caso de ayudas económicas de millones de euros de la Junta de Andalucía de Chavez, hacia una empresa en la que trabaja su hija y sacar del armario la momia del 11M a través de un estudio químico, que demuestra que se han manipulado componentes, por parte de funcionarios policiales con el supuesto fin de  . .  . vayan ustedes a saber. Pero por encima de ello hay que ver más lejos, la gente hoy aplaude en las urnas a los encausados de la derecha y eso tiene pinta de seguir. A Hamlet Zapatero ya se le aparece el espectro de Gordon Brown errabundo, solo, en la acera de Downing Street, frente al número 10, con una cerveza en la mano y diciendo aquello que figura en el epitafio de un tal Rubianes: ” Iros todos a tomar por culo “.

Un comentario en «Hamlet Zapatero, los que no vamos a votar te saludan.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.