La vida misma

El brebaje mental del profesor Neira.

A todos nos conmovió la acción casi heroica del profesor Neira defendiendo a una joven de las agresiones de su novio en un hotelito madrileño. El profesor solía desayunar allí los domingos y cuando se topó con la escenita no lo dudo ni un instante. Intervino y casi le cuesta la vida. Hasta aquí todos, sin exclusiones, somos sus más rendidos admiradores. Verlo recuperarse de tan duro trago físico ha sido el triunfo de la bondad ciudadana, nada que objetar. Lo cierto es que en cuanto el hombre sanó de manera ostensible y empezó a aparecer en los medios pudimos advertir que el señor, el tal Neira, tenía un cierto pedigree derechista, cosa muy respetable en un país constitucionaloide como éste.

Sorprende ver como la Comunidad de Madrid, de la mano de Esperanza Aguirre, le ofrece un puesto como asesor de un observatorio de la violencia de género, cuando teníamos entendido que iba a presentar tres querellas por las negligencias médicas del Servicio Madrileño de Salud, institución de honda raigambre entre la población de aquella comunidad. Pero la cosa ha ido a más, el señor Neira se despacha con un discurso verbalmente violento y que en las últimas semanas ha arremetido contra la constitución, los políticos, la transición y con un acendrado tono ultraderechista. Remata el paisaje su solicitud de permiso de armas. por lo visto y oído el héroe de hace unos meses se ha convertido en un Charlton Heston a la madrileña, el original preside la Asociación Nacional del Rifle en los EEUU, que es algo así como decir la mayor cofradía de fascistas y pistoleros del mundo. A la medida, en un Madrid aséptico a las libertades, de Neira el escenario es estupendo: vive en una comunidad de raigambre derechista, se integra en la corriente de chulos nacionales que nos van a salvar de todo, nos dio tanta pena que le hemos dejado hablar sin interrumpirle, nos conmovió tanto su historial médico que le pusimos unas velillas a Santa Esperanza. Neira insulta, soflama y se inflama . . . y pensar que fue miembro del partido del profesor Tierno Galván.

Y ahora, cuando ha bebido el brebaje de los medios de comunicación, el aplauso de la calle y el vitoreo de las tertulias se lanza al ruedo calzado de oro y grana con un paquete abultado de pistola. Parece que su cruzada tiene apoyos y éxitos, ha llegado en el momento propicio: hay nostalgia de poder perdido en el 11-M, hay ganas de darles a los «rojos» ( ¿Qué será eso?) y cargar con todo. El brebaje de Neira ya estaba envenenado, lo único que ha ocurrido es que se han alterado las proporciones y la transformación es duradera, hay pocos momentos Mr Neira, ahora la mayor parte del tiempo es Mr Hyde. Da miedo salir de noche en Madrid y lo malo es que el profesor Neira Hyde tenga alumnos.

También puede gustarte...

1 Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.