El día en que se “averió” la caldera de gas.

El golpismo judicial está a punto de dar un paso casi decisivo con elc procesamiento de Baltasar Garzón. El caldo de cultivo ya es el propicio y el momento escogido perfecto: estamos todos frotándonos los ojos ante la retahíla de chorizos que campan por España. Es inevitable decir que el Partido Popular es ya un declarado y evidente sistema de enriquecimiento organizado aprovechando sus comunidades autónomas. No es, como pretenden hacernos creer, un grupo político que ha sido utilizado por una pandilla de mentecatos ajenos a su militancia. En todo caso son los mentecatos quienes se han cuidado de untar a golpe de ingresos, regalos y prebendas la maquinaria corrupta, hasta ahora más o menos disimulada y ahora ya completamente legalizada por las evidencias del sumario del caso Gà¼rtel. Si, aún después de publicarse éste, el PP elogia al tal Bárcenas o a Camps o Aguirre se presenta como la “descubridora” de la corrupción, eso significa que las cosas son peores.

Con ello queremos referir que la blandura del PP ante sus propios cargo corruptos y malversadores solo puede responder a dos opciones claramente reprobables: hay que seguir dándole jabón a Barcenas porque podría contarlo todo y entonces se van a la mierda más definitiva o simplemente son inhábiles, incapaces y están absolutamente castrados para la iniciativa política. Han corrido los sobres, los traspasos, los millones de euros los relojes de cuatro mil euros para arriba, los regalos a las “señoras” de los cargos, a las hijas de los mismos . . . la lista es larga. Pero cuidado con la cara de tontos de los ciudadanos, que algo lo somos, detrás de todo ello asoma la inquietud de como puede ser un serio aspirante a gobernar el país un partido que duda y se ablanda ante las continuas presiones internas. Ellos que acusan a Zapatero de endeble y sin iniciativas pueden estar viendo pronto como vuelve el boomerang del no a todo. Por favor miren al Reino Unido, el deterioro sangrante de Gordon Brown durante dos años y como hoy les empata las encuestas. Allá hicieron la misma apuesta: todo jugado al no, a la critica más feroz, al desgaste de Brown y de repente: empate. Ojo Mariano. Hace años pensaban que la guerra de Irak colaría y no coló, apostaron por pasar olímpicamente de la calle y no coló y además vino el terror y acabó de decantar la balanza. Pero ya lo estaba antes, dado que si el apoyo de los españoles a la guerra de Irak y a las mentiras de Acebes hubiera sido mínimo la gente hubiera pedido más guerra, más bombardeo, más caña al “moro” que nadie encuentra.

Por eso Esperanza Aguirre, que sabe lo que se trajina, ya ha iniciado la ofensiva, falta mucho para las elecciones, el suficiente tiempo para radicalizarse dentro del partido, proocar una crisis y destemplar a Rajoy colocándose ella en el cartel electoral. Cuidado Mariano, como buen gallego, manejas bien las cartas, pero uno no se puede quedar en medio de las escaleras cuando las hostias las den en dos direcciones. El factor tiempo puede ayudar, pero sin enemigos internos, y el procesamiento de Garzón es aplaudido por la chusmona derechista y por los mal disimulados envidiosos de la izquierda. La fase posterior puede ser, ya es, la anulación como prueba de las escuchas, cae por su propio peso. Con la anulación de las escuchas, con el bigotes personándose contra Garzón, el PP contra Garzón y todos contra Garzón se tapa todo. Por eso a veces sueño que soy el jefe de mantenimiento de la Audiencia Nacional y me olvidó de cerrar el gas, marcho al bar a tomar un cortado, me tomo un bocadillo, veo la televisión, me leo el Marca. Pasa más de hora y media, vuelvo a la Audiencia y tiro una cerilla al cuarto de calderas, que está justo debajo de la sala donde se reunen todos esos magistrados ultras, y mi vida pasa en un instante de rojo a blanco y a las puertas del cielo me niegan la entrada dándome el embarque para el infierno. Y me voy pensando que no será peor que lo que leo cada día.

Un comentario en «El día en que se “averió” la caldera de gas.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.