Los principios del capitalismo.

La doctrina liberal conservadora nunca se resumió mejor que en este anuncio que les posteamos de la casa alemana de automoviles Porsche. En estos días hemos estado rondando un poco por el norte astur, en la zona del occidente asturiano. Al margen del reposo y la paz del valle del Aranguin hemos tenido ocasión de compartir mesa, y por ende tertulia, con distintas voces roncas. Desde militantes del PSOE hasta alguno del PP, industriales pequeños, sindicalistas y pueblo llano en general. La cosa pinta confusa. Pero no se crean que más de lo que nos vomitan en la radio o los medios en general, ahí la confusión y el río revuelto es la imagen dominante. No obstante el escaso saber popular confirma que el tsunami no ha hecho más que empezar. A menudo te encuentras tipos sentados en un bar observando su nónima mientras se repiten a sí mismos si son clase media o clase mierda. Te tropiezas cien veces al día la frase «con la que está cayendo y mira que hacen ahora». Sin duda la confusión es general, perfecta para los poseedores de fortunas, dádivas y cash. Al otro lado se agolpa la gran masa que se pregunta que narices pasará. Y me siento con ellos ante un café de puchero en el jardín de Paulino y esbozamos al aire escenarios, situaciones encuestas y solo hallamos una profunda convicción, si es que queda alguna, la de que nos mienten todos y por todas partes. Ellos sonríen al otro lado, hacen ver que se austerizan, siguen impulsando sus presiones para crear «medidas», las de la caja de muertos de los derechos sociales. Porsche nos resume perfectamente lo que les ocurre a los que manejan el parné.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.