La vida misma

El bodorrio de los militares de Mallorca.

Dice la RAE que en México el bodorrio es considerado como una fiesta ruidosa y desordenada. Eso no lo podemos comprobar. No sabemos como fue. Lo que si sabemos es que los militares de una base mallorquina utilizaron varios aparatos para trasladar a los 130 invitados a una boda. Helicópteros, un Aviocar y distintos aparatejos. En la vida civil el coste hubiera sido de unos 25.000 euros. Eso sí, el operativo era de calidad, lean:Si usted era invitado a la boda debía comparecer en el aeropuerto de Mallorca. Desde allí, en avión de transporte militar le llevaban hasta el aeropuerto de Ibiza, lugar donde sin pasar por ningún control, comparecía en la pista donde un helióptero militar lo llevaba hasta el pie del refrigerio, en la isla de Formentera. Ya se pueden imaginar el el trajín y como no el ruido ensordecedor.

Ya no se nos queda cara de idiotas porque ya la teníamos, parece ser que el país funciona así, a golpes de palo o de euro, aquí te pillo, aquí te cobro, allí te sobornaré. Desde el Ministerio de Defensa se proclaman titulares como «Los implicados han acabado con su carrera militar». Bueno, que menos, después de robar al estado y utilizar ilegalmente los medios de todos los ciudadanos. Pero si leen más abajo la cosa está fácil para los chorizos vestidos de caqui:»Defensa solo admite el uso indebido del helicóptero Puma» y esperen, ahora viene el dondedijedigoChacón:»Los militares tienen asignadas unas horas de vuelo al mes para realizar maniobras, patrullas de reconocimiento, por lo que esto no supone un coste adicional». Al parecer la boda se celebraba en la playa de Migjorn. Nos imaginamos al alcalde firmando el preceptivo permiso y dándole al Martini Seco.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.