Viendo como está el jardín del PSOE.

En estos días las voces roncas van deprisa y carraspean más de lo normal. Esta semana confirma algo que en els Ous veníamos anunciando: el incomparable deshecho del gobierno socialista, la política económica tumefacta y purulenta del mismo y sobretodo una falta de visión a corto plazo tremenda. Por esto, en este paisaje ibérico cunde un mensaje creciente y nada reconfortante por quienes aún practicamos el arte de pensar un poco y no llevarnos la mano al bolsillo en cuanto lo hacemos. Está claro que el PSOE asiste a la moribundez de su gobierno con una paralisis brutal, preocupante, no hay ni atisbo de oposición en su seno, a lo más solo piden que cambien el póster en las próximas elecciones. Y ¿A qué puede deberse esto?. Nuestra respuesta es rotunda: aparcaron el debate interno hace más de una década. Todo se reduce a política de salón y redactado de folleto electoral. Ello ha traído consigo una incapacidad para tener un discurso político que asusta dado que cuando trata de hacerlo es contradictorio y anémico (bodas gays, alianza de civilizaciones, ley de dependencia, aborto para asustar a la derechona) pero nada palpable. Una sostenida ambiguedad con lobbys como las cajas de ahorro o la iglesia católica. Por cierto el Concordato que firmó Franco y el estado Vaticano sigue vigente y eso va al margen de la cruz que usted pone en la declaración anual de la renta.

Nos preguntaremos entonces si a eso se le puede llamar izquierda y no me lo arreglen llámandole socialdemocracia, porque ese engendro ya no existe. La crisis mundial lo ha hecho palpable, cada dirigente salva los muebles de su grupo de presión de turno (agencias financieras, grupos inversores, bancos) y a cambio el gobierno de turno pone un salvavidas a las prebendas de los militantes y a sus intereses financieros, léase Pretoria, Gà¼rtel o lo que se llame. estamos pues en pleno nacimiento de la era Tangentopoli en España, ello quiere decir que el movimiento de decisiones y gestiones se inspira en grupos verticales al margen de los partidos y como se ha visto en el caso Pretoria da igual de qué partido seamos, lo que interesa es lo que se pilla. Gran lección de tolerancia e “interculturalidad”.

Cuando Obama, Merkel y los chinos mandaron un SMS a Zapatero el PSOE tuvo que desprenderse de su último titular ejemplar, el de ser el garante de la justicia social, el guardián de las pensiones en el laberinto de la crisis. Y ahí les tenemos, reduciendo sueldos, congelando pensiones y tomando unas medidas tardías. Lo malo de ello es que la maquinaria publicitaria de la derecha ha hecho creer a la población que ellos lo van a hacer mejor y en esa dirección se va a orientar el voto de manera mayoritaria. Horror. Por de pronto no se les ha ocurrido nada más que inventarse lo de los ricos y generar una discusión absurda en todo el país para tratar de colar lo que nos viene por detrás, un embolado con fuego de crisis. Parece que el anticiclón de derechas tendrá el poder para rato. Pero mientras uno ya se pregunta si el PSOE existe y si en caso de existir piensan en hacer algo que no sea cuidar de sus cargos y sus prebendas. Seguro que no. Tal vez Zapatero sea un Gregorio Samsa convertido en cucaracha.

A Hamlet Zapatero ya se le aparece el espectro de Gordon Brown errabundo, solo, en la acera de Downing Street, frente al número 10, con una cerveza en la mano y diciendo aquello que figura en el epitafio de un tal Rubianes: ” Iros todos a tomar por culo . (Ous julio 2009)

2 comentarios en «Viendo como está el jardín del PSOE.»

  • Pingback: Los ocasos del PSOE. « Ousferrats

  • el 13 julio 2011 a las 7:42 pm
    Enlace permanente

    Zapatero, has llebado a España a la ruina, los
    españoles deamos otro presidente, demasiado
    tiempo aguantándote para mucho decir,
    que no dices nunca nada y luego hacer nada.
    Que te aguanten los simples de tu partido,
    cuadrilla condecorada de demasiadas cosas
    no deseadas por un hombre normal.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.