Ingrid Betancour sigue perdiendo la pinza.

Justamente hace dos años, cuando era la heroína de la derecha mundial, nosotros escribimos que la liberación de Ingrid Betancour tenía lagunas considerables. Pero aqui importaba poco, empeñados en crear un altar de santos antiterroristas la figura de Ingrid, en aquel julio del 2008, era la de la mujer que venció al terrorismo. Entonces se ignoró que Ingrid iba de supercandidata colombiana por la jungla de su país cuando se adentró en zona no recomendada por el propio ejército colombiano.

Algunos aseguraban entonces, que malpensados, que era una maniobra calculada de promoción y que con una negociación se podía desbloquear el asunto. Erró el tiro y le costo un calvario. Pero ahora, justo cuando ha visto que de candidata al Nobel nada y que las principales alfombras de recepción de gobiernos mundiales la ignoran, y ya no necesitan hacerse la foto con ella, se destapa con una nueva ocurrencia. Betancour pretende “conciliar” con el gobierno colombiano una demanda cursada por ella reclamando una jugosa indemnización porque, según asegura, el estado colombiano podía haber incurrido en falta al no haberla “protegido” suficientemente. Ello ha despertado una oleada de indignación en su país y algunos la proponen para el Nobel de la Avaricia.

Les recomendamos releer nuestro post pues se confirmaron nuestras previsiones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.