Si los curas y monjas supieran . . .

Resulta que el Papa de los cristianos ya está aquí. Financiado y loado por todos, incluso por sus fieles seguidores. Para uno, ateo de toda la vida util, la visita no constituye un conflicto en si misma. Podemos equipararla a la de Lady Gaga o Elthon John, sí, es simplemente espectáculo. El problema surge cuando el show lo hemos de financiar entre todos. No les desparramaremos con cifras, son exhuberantes. El convenio entre el Estado Español y la Santa Sede tiene valor legal de convenio internacional, hecho por el cual puede pasar por encima de las leyes españolas incluida la Carta Magna. Los términos de este acuerdo llamado el Concordato son la más clara concesión y arrodillamiento del estado español ante el estado Vaticano. les pondré un ejemplo: en el apartado de educación se estipula que la religión será obligatoria en las escuelas, todas, y que tendrá el mismo rango que las otras materias. Eso puede facilitar que un goberno comehostias le dé por obligar a continuar dando las clases de religión y cargarse cualquier cosa de un plumazo, existe, es un acuerdo latente, esta ahí, escrito; solo falta la voluntad del legislador.

Otras veces ya hemos hablado aquí de la financiación de la Iglesia Católica, indirecta, a través de los millones de euros destinados a sufragar el salario de los sacerdotes que ejercen de maestros en sus escuelas. Es práctica conocida que los sacerdotes entregan a la orden la totalidad de sus emolumentos, luego tiran el sobre salarial al aire y si Dios lo pilla bien, y si no, sin  milagro, no pasa nada, todo queda en la casa.Y bebedicto se nos presenta guerrero y lamentoso sacando de la caja la momia del laicismo y la Guerra Civil, sabe donde tira, una creciente extrema derecha y una masa católica conservadora en auge.

El dato vergonzoso a añadir y lo que más sorprende de la visita es el paripé gubernamental y autonómico que se ha orquestado. Van locos por hacerse la foto con el Papa y piensan que así su electorado más derechista o católico se congraciará. francamente lamentable para aquellos jóvenes de izquierdas, hoy cincuentones que nunca entendieron porque cuando estaban bebidos cantaban la canción de: “Sí los curas y monjas supieran la paliza que les vamos a dar pasarían el día cantando: Libertad, libertad, libertad”.

Un comentario en «Si los curas y monjas supieran . . .»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.