Tots fem VIC : queda sensatez y capacidad de diálogo.

Anna, una de nuestras más participativas lectoras, me hace llegar a la pantalla la carta abierta a los ciudadanos de Vic impulsada por un buen grupo de profesores universitarios y ciudadanos que mueve a la reflexión y conmina a una actitud positiva, algo poco frecuente en tiempos de quejas desmelenadas, frente al compromiso urnario que se presenta en Catalunya. Léanla y que cada uno saque lo suyo en conclusión pero si me gustaría avanzarles que es un texto respetuoso y dialogante. Paciente escritura en una ciudad que en los últimos tiempos solo ha sido noticia por su alto índice de inmigrantes y por el auge de actitudes xenófobas hacia la numerosa comunidad magrebí y africana que la puebla. Sin duda la mano de obra básica sobre la que la comarca y capital, en los últimos veinte años, ha crecido notablemente en el ámbito económico. En sus puntos finales la carta invita a superar las actitudes radicales contra los inmigrantes y valora el dinamismo social, cultural y económico que el auge poblacional ha posibilitado.

Para muchos “observadores” políticos Vic ha sido la probeta en la que alentar una creciente xenofobia con el exclusivo interés de obtener prebendas, como es el caso de Plataforma X Catalunya. Tengo el disgusto de contar entre mis ex compañeros de estudios, a dos ex-jóvenes ultraderechistas que militaron en Fuerza Nueva en la transición y luego formaron parte de Unió Democrática de Catalunya. Desde hace dos años militan en PXC ya que, según me aseguraron “, le ven más posibilidades”. Son gente corriente pero nunca se me olvidará cuando me dieron su tarjeta diciéndome: “Pronto habrá caza, si tienes problemas llamanos”. Corria julio de 1978. La carta de Vic pone en evidencia, por fin, que hay un núcleo interesante de la sociedad vicense que detesta la mascarada y el topismo, el acervo religioso de la ciudad y la enquistación catalanofílica pueden asfixiarla, campo de cultivo para salvadores.

Por eso nos alegra saber que en Vic no hay una raya, una línea, una demarcación de espacios. Y es positivisimo, en estos tiempos en que parece que las cartas están marcadas y vendidas antes de jugar que un grupo interesante de personas ciudadanas y relacionadas con Vic hagan un exhorto a la sensatez positiva, que es lo que destila la carta-manifiesto. A veces tenemos en los morros ejemplos de convivencia, respeto y firmeza y se nos pasan de largo. Léanlo sobretodo si han tenido de Vic nada más que noticias en formato “telecinco”, es reconfortante y firmémosla, la sensatez va muy cara y esto es un regalo para otras ciudades con casos parecidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.