“Voiná” una lumbre divertida en la estepa mental rusa.

[youtube width=”625″ height=”544″]http://www.youtube.com/watch?v=l0A8Qf893cs[/youtube]

Los integrantes del grupo ruso “Voiná”, que se autodefinen como activistas del arte contemporáneo ruso, han llevado a cabo una sonada acción de la cual podemos hallar rastros en la red. Esta vez se ha tratdo de que decenas de miembros del grupo han buscado en el metro policias a los que besaban fuertemente. Su mentor, Alexei Plutsera-Sarno, acusado por las autoridades de organizar un grupo criminal, define las acciones de ‘Voiná’ como “arte contemporáneo actual, político y callejero”. Dos de sus correligionarios, Oleg Vorotnikov y Leonid Nikolayev, fueron arrestados el pasado 10 de noviembre mientras dormían, y sobre ellos podría recaer una pena de hasta siete años de prisión por gamberrismo.
La acción del besuqueo masivo en el metro parece inspirada en la fotografía del grupo artístico ‘Narices Azules’, que en 2008 presentaba a dos policías gay besándose en un paisaje nevado entreverado de abedules. Titulada ‘Besa a la basura’, en referencia al inmundo apodo popular de la policía, su acción viene a ser una manera de conjurar a morreo limpio el mal humor de los policías rusos, siempre de morros. Pese a lo arriesgado de la maniobra subversiva (y subterránea), no se han registrado casos de narices moradas entre las activistas.

El grupo añade a su historial hechos como el derribo de coches de policia, en concreto seis, con los agentes en su interior o el dibujo de un pene de 62 metros de largo en un puente marítimo que al levantarse 67 grados apuntaba a la sede del KGB. Sin duda esta es una de las noticias más interesantes que nos ha deparado el fin de semana atendiendo a que la situación rusa no deja espacio para mucha protesta. Una alegria ver que florecen iniciativas de protesta que descolocan a los señalados por sus acciones y que, guste o no, no dejan de tener un trasfondo artístico y político. Si observan el video verán la sorpresa de los y las agentes dubitativos ante la situación y en algun caso se les escapa un rictus de sonrisa que rápidamente vuelven a descartar de su faz conscientes de su policíaco papel. hace una semanas una miembro de la organización liberó un pollo congelado del interior de un supermercado portándolo en su vagina, sin duda Dalí o Breton estaban, en espiritu, aplaudiendo con sus pies en la puerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.