Sobre las vacaciones (2): El viaje puede estar en tu propia casa . . .

Ya algún filósofo inglés del XIX y algunos aristócratas viajeros se empezaron a preguntar por el tremendo auge de los viajes. Nada comparado con el insospechado movimiento mundial existente que ni tan solo nuestros pobres abuelos pudieron soñar. Hoy psicólogos, psiquiatras y antropólogos, aún con el sesgo particular de su disciplina, se plantean cual es la característica más destacada del devenir del viajero actual. Salvando matices parece que hay una coincidencia: la actitud curiosa e interrogante del viajero es lo que todos destacan. Cogiendo esta idea un sociólogo británico planteó la necesidad de hacer un viaje por el interiror de tu casa. Sí, de su propia casa, con esta actitud curiosa y entusiasta de quién desea conocer algo nuevo, es más proponía iniciar este viaje doméstico en el interior de la propia habitación de uno mientras se abren armarios, cajones, se contemplan objetos, se vuelve a ver uno reflejado en su propio espejo. Se tocan molduras, texturas, se huelen ropas, colchas, se sienta uno en su propia cama y contempla aquello que su ventana le ofrezca. No, no es una propuesta anticrisis; se trata de vivir tu cotidianeidad de forma distinta y se empuja al sujeto a experimentar sentidos y sensaciones que podríamos encontrar en un mercado de especias tunecino, en la biblioteca de El Escorial o en un jardín de Lancaster. Lo importante es la actitud, la forma de vivir las cosas, descubriendo que puedes viajar por tu cotidianeidad más rutinaria descubriendo nuevas sensaciones te confirma que la actitud más abierta y predispuesta a viajar con todos los sentidos es una cualidad oculta hasta entonces en nosotros y nos hace rendir a la evidencia de que lo importante no es a donde se va si no como se va.

El viaje es una especie de puerta. A través de ella salimos de la realidad. (Guy de Maupassant)

El verdadero viaje de descubrimiento no es buscar nuevas tierras, sino mirarlas con nuevos ojos. (Voltaire)

Un viaje de miles de kilómetros empieza con un pequeño paso. (Lao Tse)

No viajamos por viajar, sino por haber viajado. (Alphonse Karr)

Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos. (Fernando Pessoa)

Los viajes abren la mente: sales del círculo de perjuicios de tu propio País, pero no estás dispuesto a hacerte cargo de los extranjeros. (Charles de Montesquieu)

No son las personas en viajar, sino los viajes en hacer las personas. (John Steinbeck)

Dejad que vuestro espíritu aventurero os empuje a seguir adelante y descubrir el mundo que os rodea con sus rarezas y sus maravillas. Descubrirlo será amarlo. (Kahlil Gibran)

Uno se evade siempre para regresar. (Bruce Chatwin)

Los nacionalismos se curan viajando. (Miguel de Unamuno)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.